¿EL CRISTIANISMO GAY?: EVALUACIÓN A LA ANTROPOLOGÍA QUEER – Parte 3

¿Puede la teología bíblica ser queer?

Se está llegando al punto central de esta discusión, aunque en la elaboración del documento esté al final. Se aborda el tema respondiendo a la pregunta ¿puede la teología bíblica apoyar la antropología queer?

Como ya se pudo demostrar, la teología queer no surge de un estudio teológico, ni de un estudio bíblico, sino de un estudio social, cultural y hasta cierto punto biológico, sin embargo, debido a que estas conclusiones tratan de llamarse teológicas, deben ser evaluadas a la luz del único texto que provee información para hacer teología. Se nos puede acusar de dogmáticos en este sentido, sin embargo, cuando nos acercamos al campo teológico es imposible no ser dogmáticos, pues como dijo el sabio Salomón,

Yo, pues, dediqué mi corazón a conocer sabiduría y a ver la faena que se hace sobre la tierra (porque hay quien ni de noche ni de día retiene el sueño en sus ojos); y he visto todas las obras de Dios, y que el hombre no puede conocer toda la obra que se hace debajo del sol. Por mucho que trabaje el hombre buscándola, no la hallará; y aunque diga el sabio que la conoce, no por eso podrá alcanzarla. Ciertamente me he dado de corazón a todas estas cosas, para poder declarar que los justos y los sabios, y sus obras, están en la mano de Dios. Y que los hombres ni siquiera saben qué es amor o qué es odio, aunque todo está delante de ellos. (Ec 8:16-9:1)

Aquí, el hombre más sabio de la tierra, Salomón dice, que la observación científica o empírica, no pueden dar al hombre la capacidad de conocer la verdad y el error, ni lo que es odio y amor, si esto es cierto, desde un punto de vista bíblico, el conocimiento obtenido por la observación científica es limitada y solo permite conocer las cosas a media luz.

Siendo esto así, entonces inevitablemente llegamos a ser seres necesitados de conceptos y conclusiones que den respuesta a nuestras más inciertas perplejidades sobre diversos temas. En un mundo donde aún lo empírico es cuestionado, no podemos aceptar conclusiones sobre el género humano solo basados en argumentos sociales, psicológicos o aún “científicos”, esto obliga a todo aquel que dice llamarse cristiano y a todo aquel que toma a la Biblia como palabra de Dios, llegar a un punto en el cual, deberá ser acusado de dogmatico. Esto debido a que solo en la palabra de Dios podrá encontrar una respuesta que lo libere de las dudas y las incertidumbres en las que nos colocan las huecas y sutiles filosofías humanas, que en algunos casos, hasta tratan de llamarse teologías.

Partiendo de este punto se debe leer la Biblia y ver que nos dice ella sobre el género y la identidad humana. Al inicio del texto sagrado leemos “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. (Gen 1:27), es importante en este sentido recalcar que el hombre desde el punto de vista bíblico tuvo su origen en género masculino y femenino.[1]

La historia de la creación muestra a sólo un adam (sin embargo, aclara que eso no era bueno), éste al ver su soledad y compararse con el resto de la creación perfecta, sintió la necesidad de una ayuda idónea, o una compañera adecuada. El ideal de la creación fue entonces que el varón y la mujer formasen un todo, en el cual fuesen mutuamente complementarios e interdependientes.

“De este modo la Biblia coloca la función de la sexualidad en el contexto del compañerismo, la intimidad y la complementación sobre la cual se basa la humanidad genuina. Esta concepción es, con mucho, más avanzada que las ideas de mera procreación, re-creación, o “alivio de tensiones” a las que a menudo ha sido reducida la sexualidad”. Por otro lado es importante notar que la palabra hebrea sea traducida como costilla, se traduce también como costado, dando a entender la contraparte simétrica de la hoja de una puerta de doble hoja (1 Rey 6:34), esto nos demuestra que únicamente al estar juntos el varón y la mujer forman la humanidad. En este mismo respecto Génesis 2:20 nos dice que, Dios creó un ezer, palabra hebrea que es traducida en español por ayuda, pero esto no implica subordinación, sino tiene el sentido de apoyador y benefactor, pues la misma palabra se usa en referencia a Dios.

Con relación a la autoridad de la mujer sobre el varón, hay quienes han argumentado que ella fue creada a causa del varón y ya que ella deriva del varón y éste la nombró, implica subordinación; sin embargo, hay que recordar que en Génesis el movimiento no es de lo superior a lo inferior, por lo contrario, el relato de la creación se mueve de lo imperfecto a lo perfecto, de lo incompleto a lo completo, de forma que no es el hombre que está sujeto a la tierra ni la mujer al varón sino que estos dos que llegan a ser una sola carne, son la corona de la creación en plena y perfecta igualdad, pues su dominio y superioridad dependen justamente de su unión.

En este sentido el texto bíblico coloca al ser humano adam, como transformados en is y issah en el momento de la unión, es decir el adam solo llega a ser hombre (esposo) is cuando toma a una mujer por esposa y ella asimismo llega a ser una issah solo cuando llega a ser tomada como esposa, pero todo ello desde la perspectiva bíblica solo puede ocurrir en una relación heterosexual. Es importante aclarar, que no es necesario ser casado para ser un ser humano, pues ser persona es algo más básico que ser hombre y mujer. Sin embargo, la sexualidad humana ayuda a definir aquello que nos identifica como personas.

Desde este punto de vista el género en la Biblia es un tema claro y extremadamente importante. Dios creo un varón y una mujer, fueron creados perfectos pero complementarios – no suplementarios –. Sin embargo, su perfección es dependiente de una correcta relación social, psicológica y sexual, es decir son ayuda mutua, en el sentido de que uno ayuda al otro a alcanzar esta perfección, perfección que sólo puede ser alcanzada desde el punto de vista bíblico, en una relación heterosexual.

Conclusión

En base a todo lo señalado, se puede afirmar, que el ideal antropológico queer no es apoyado por las ciencias naturales, las ciencias humanas, ni por las ciencias teológicas, pues como se ha podido demostrar, todas ellas presentan grandes diferencias respecto a los postulados queer. Respecto a las ciencias teológicas se puede afirmar que en la Biblia el ideal antropológico de Dios es plenamente monógamo y heterosexual, relación en la que debe primar la unidad e igualdad, los roles compartidos y las funciones sexuales claramente diferenciadas entre varón y mujer.

Recomendaciones

Una buena forma de acabar esta investigación es señalando las dos grandes recomendaciones surgidas de ella:

La primera y la más importante es, todo verdadero cristiano debe manifestar amor, comprensión y cariño a las personas queer de nuestra sociedad, deseando y trabajando por su pronto restablecimiento a la salud social, personal y espiritual, restablecimiento que les abrirá el único camino para el restitución de la perfección perdida en el ser humano a causa del pecado. Pues este es el sentir oficial de la iglesia adventista del 7° Día, sobre aquellos que hoy son parte del grupo queer de nuestra sociedad.[2]

En este sentido, es importante presentar un caso específico sobre lo tratado, lo ocurrido en Uganda, donde la sociedad intentó censurar con la muerte, al grupo queer de esa sociedad, frente a lo cual la Iglesia Adventistas del 7° Día, se pronunció oficialmente a través de la voz de Rajmund Dabrowski, Director de Comunicaciones, quien dijo,

El liderazgo de la iglesia notó con preocupación algunas declaraciones que supuestamente fueron hechas por el Director Ejecutivo de la Unión Misión de Uganda en relación con el Proyecto de Ley Anti Homosexual que actualmente se analiza en ese país. Estas opiniones no reflejan los valores de la Iglesia Adventista según se expresan en las declaraciones publicadas sobre conductas entre personas del mismo sexo. Los adventistas continúan afirmando la dignidad y derechos igualitarios de todas las personas según se definen en las declaraciones y acuerdos internacionales relevantes sobre derechos humanos.[3]

La segunda recomendación y no por ello menos importante que la primera, está dirigida al liderazgo de la Iglesia Adventista del 7° Día en todos sus niveles. Se debe crear un ministerio y toda la logística que ello representa con el objetivo de alcanzar este gran sector de nuestra sociedad. Miles de personas están a punto de perderse y la Iglesias Adventista del 7° Día debe actuar de forma decidida, técnica e intencional para rescatar a estas personas de este triste final.


[1]De este punto en adelante las ideas fueron tomadas de, Aecio E. Cairus, “La doctrina del hombre” en Teología fundamentos bíblicos de nuestra fe, ed. Félix Cortes A., Sergio V. Collins, Frances X. Gelabert y Fernando Zabala, trad. Tulio N. Peverini(Bogota: Asociación Publicadora Interamericana, 2005 ), 233-287.

[2]El domingo 3 de octubre de 1999, en el Concilio anual de la Conferencia General de la Iglesia Adventista del 7° Día, se votó el documento titulado, “Seventh-day Adventist Position Statement on Homosexuality”, véase. General Conference of Seventh-day Adventists, “Seventh-day Adventist Position Statement on Homosexuality”, http://adventist.org/beliefs/statements/main-stat46.html (consultado: 30 de octubre 2011).

[3]ANN Bulletin, del 15 de Enero del 2010, bajo el titulo “En Uganda, la Iglesia Adventista se opone a las sanciones contra los homosexuales”. Correo electrónico recibido el 15 de Enero del 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s