ESCUCHEN A LOS ANCIANOS (parte 2)

Tentaciones

Ejerzan una incesante vigilancia contra los peligros y tentaciones que les rodean y que, sin duda, les asaltarán. Aunque estos peligros son demasiados para ser enumerados en detalle, quiero mencionar algunos de ellos. Guárdense diligentemente contra todo lo que les conduzca a la infidelidad. Rechacen desde el principio los pensamientos de incredulidad y las dudas. Aun si este sistema infiel fuera verdadero, no les promete ningún consuelo y no puede, en modo alguno, serles útil. Pero la mejor seguridad será estudiar con diligencia las pruebas de la religión, y estar preparados para responder a los reparos de la infidelidad en cada punto. Lean a los mejores escritores sobre este tema, y que su fe descanse sobre el firme terreno de la evidencia.

Otro peligro contra el que han de estar vigilantes, es el de los placeres, los placeres de los sentidos. Las diversiones de este mundo, por inocentes que puedan parecer, están llenas de peligros ocultos. Estas escenas van animando los espíritus y excitando la imaginación, hasta que acallan la razón y la conciencia y se olvida el verdadero propósito de la vida. Por amor al placer, se descuida todo lo que es importante y sagrado, y la parte más valiosa de la vida humana se derrocha en compromisos improductivos. Tengan pues cuidado con la vorágine del libertinaje y, en especial, no se acerquen al abismo de los excesos en la bebida. Por este terreno resbaladizo, han caído muchas personas fuertes y nunca se han levantado.

Los trofeos de este vicio insidioso y destructivo están desparramados por todas partes, y los sabios y los buenos han llegado a la conclusión de que la única salvaguarda eficaz contra este enemigo es una decidida y persistente abstinencia de las bebidas alcohólicas. Busquen la felicidad, queridos jóvenes, en la consecución de objetos útiles y en el desempeño del deber. Entonces, estarán seguros y no tendrán ninguna razón para envidiar a los adoradores del placer sensual.

Elderly man with massive glasses isolated on white background

Control de la lengua

Un consejo semejante al que acabamos de considerar es «CONTROLEN LA LENGUA». Es probable que se cometan más pecados y se haga más daño por un mal uso de este pequeño miembro, que por ningún otro medio. La facultad del habla es una de las más útiles con que Dios nos ha dotado, pero es sumamente susceptible de ser mal utilizada. La Escritura llama, por tanto, «varón perfecto» (Stg 3:2) al hombre que es capaz de dominar la lengua, y afirma también que «si alguno se cree religioso… y no refrena su lengua… la religión del tal es vana» (Stg 1:26). Las palabras que pronunciamos son una exacta indicación del estado moral de nuestra mente. «Porque por tus palabras —dice nuestro Señor— serás justificado, y por tus palabras serás condenado» (Mt 12:37). Los pecados de la lengua no solo son más numerosos que los demás, sino que algunos de ellos son los más horribles que el ser humano puede cometer (el pecado que no tiene perdón, es un pecado de la lengua).

No es solo que debemos evitar toda profanidad, obscenidad y falsedad, sino que debemos esforzarnos constantemente para que nuestra conversación sea útil. Estén siempre dispuestos a comunicar conocimiento, a sugerir ideas provechosas, a recomendar la virtud y la religión, a reprender el pecado, y a dar gloria a Dios. Tengan cuidado de hablar mal de otras personas. El hábito de la detracción es uno de los peores que pueden contraer y señala siempre la presencia de un corazón envidioso y maligno. En lugar de prostituir este miembro activo y útil usándolo para la calumnia, utilícenlo para defender al inocente y al que sufre.

Permítanme sugerir las siguientes breves reglas para el control de la lengua:

  • Eviten la locuacidad. «En las muchas palabras no falta pecado» (Prov 10:19). Si no tienen nada que comunicar que pueda ser útil, guarden silencio.
  • Piensen antes de hablar. Cuántas angustias y dolorosas experiencias se evitarían obedeciendo este simple precepto.
  • Sean especialmente cautelosos en lo que respecta a decir cualquier cosa en forma de promesa, sin haberlo considerado con atención.
  • Sean escrupulosamente cuidadosos con la verdad, hasta en los detalles más pequeños y en todo lo que dicen.
  • Nunca digan cosas que puedan suscitar algún tipo de mal sentimiento en la mente de otras personas. Estén siempre dispuestos a expresar buenos sentimientos, especialmente los que puedan ser útiles para los jóvenes.
  • Escuchen respetuosamente las opiniones de los demás, pero nunca se olviden de dar testimonio, de manera modesta pero firme, contra el error. «Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes». (Col 4:6; Ef 4:29)

Una buena conciencia

Mantengan una buena conciencia. Aunque la maldad no tuviera otro castigo que las punzadas de la conciencia que siguen a las malas acciones, ello sería razón suficiente para que cualquier persona evitara aquello que produce tanto dolor. No hay sufrimiento de la mente humana tan intolerable e irremediable como el remordimiento de la conciencia. Un sufrimiento que se aviva cada vez que la persona trae a su mente la acción cometida. Es cierto, la conciencia, por medio del error y reiterada resistencia a sus dictados, puede llegar a insensibilizarse, «cauterizada como con un hierro incandescente», pero esta aparente muerte de la sensibilidad moral no es sino un adormecimiento. Cuando menos se espera y en circunstancias de lo más inoportuno, la conciencia puede despertar y ejercer un poder más intenso que nunca. Aunque por largos años parecía no registrar los pecados cometidos, ahora la conciencia demanda e impone su consideración.

ancianos 3Los hermanos de José parecían haber olvidado su conducta desnaturalizada y cruel al venderle como esclavo a un país extranjero; sin embargo, tras muchos años se encontraron en aquella misma tierra, rodeados de dificultades y peligros, y el recuerdo de su pecado se precipitó dolorosamente en su mente y les arrancó confesiones de culpabilidad. «Dios —dijeron— ha hallado la maldad de tus siervos» (Gn 44:16). «Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia» (Gn 42:21).

Las personas pretenden a menudo escapar de las punzadas de una conciencia culpable trasladándose a otro lugar, pero este remedio es inefectivo. El transgresor puede cruzar el océano, atravesar las montañas más elevadas o esconderse en los oscuros recovecos del desierto, pero no puede huir ni ocultarse eficazmente de su torturador. En algunos casos, la agonía del remordimiento se ha hecho tan intolerable, que quienes han cometido actos muy perversos han preferido «el suicidio, y la muerte» a una desdichada existencia, y se han precipitado a la presencia de su juez antes de que este les llamara. Y en otros casos, personas que han cometido delitos de sangre han encontrado tan intolerable la angustia del remordimiento que se han entregado voluntariamente a la justicia y con una confesión abierta se han declarado culpables, cuando no había testigos humanos que pudieran demostrar su culpa.

Pero ¿quién hay que no haya cometido pecados, cuyo recuerdo le cause un terrible dolor? Y a menudo, cuando miramos atrás, tales actos se oponen obstinadamente a nuestro descanso. Ningún esfuerzo por nuestra parte puede borrar estas cosas de la memoria. Aunque procuremos apartar los ojos de estos desagradables recuerdos, la dolorosa imagen regresa de nuevo, y aquellas personas cuya conciencia no está cauterizada, se sienten perseguidas por la culpa, como por un fastidioso espíritu. Sus pecados les encuentran y les miran de frente, cuando el peligro amenaza o les sorprende la calamidad. No es fácil explicar por qué nuestra sensibilidad moral es unas veces mucho más intensa que otras; pero es un hecho patente, del que posiblemente todos somos conscientes.

Puede, sin duda, existir una morbosa forma de sensibilidad, una irracional y atemorizada aprensión de la conciencia, que es una enfermedad verdadera y preocupante, y solo remite a base de remedios físicos juiciosamente aplicados. La depresión no es fruto de impresiones religiosas, sino uno de los más infelices estados de la mente, producidos por una perturbación del organismo físico, y que hace que quien lo padece fije sus pensamientos en las cosas más terribles y sombrías. Lo mismo se aplica a la demencia. Muchas personas albergan fuertes prejuicios contra la religión experimental, puesto que consideran que esta pone en peligro la razón, y hace enloquecer a las personas tímidas y deficientes mentalmente.

No hay duda de que cualquier emoción o pasión intensa puede, cuando hay una predisposición a la enfermedad, perturbar el normal ejercicio de la razón. Decir, sin embargo, que este peligro es mayor en las personas profundamente religiosas que en las demás, carece por completo de fundamento. Puede concederse que el fanatismo puede derivar hacia la demencia. De hecho, estoy convencido desde hace tiempo que el fanatismo, especialmente en sus formas más moderadas, no es sino una especie de demencia. No tengo otra hipótesis para explicar las opiniones y conducta de algunas personas que se han apartado por los excesos del entusiasmo. ¿Pero acaso la mejor forma de guardarnos contra esta clase de trastorno mental es el rechazo de lo religioso, y el abandono a los vicios y la infidelidad? ¡De ningún modo! Quienes se refugian en estas cosas descubren que son «refugios de la mentira» (Is 28:17). El único remedio eficaz contra el sufrimiento de una mente perturbada y una conciencia culpable es la verdadera religión. Para esta herida, el bálsamo de Galaad es el único medicamento que ha demostrado ser eficaz. Aquellas personas que pueden apreciar una esperanza viva y feliz más allá de la muerte, que ven a Dios como un Padre con quien están reconciliados, y que sienten benevolencia hacia todos los seres humanos, tienen sin duda en ellos mismos los ingredientes de una paz mental permanente.

Cuando les aconsejo, queridos jóvenes, que mantengan una buena conciencia, quiero decir, que deben, en primer lugar, esforzarse por obtener esta inestimable bendición por la aplicación de «la sangre rociada» (Heb 12:24). Hasta que el alma ha sido justificada y el pecado perdonado, no puede haber verdadera paz de conciencia. Mientras las demandas de la ley siguen sin cumplirse y esta dicta contra nosotros el castigo que merecen nuestros pecados, ¿qué hay en el universo que pueda darnos paz? Sin embargo, cuando, por la fe, el alma hace suya la expiación y ve que esta cumple todas las demandas de la ley, y que la cruz, no solo satisface la justicia, sino que la ilustra gloriosamente, la persona siente un inmediato alivio de la agonía de la culpa y su ser se llena de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. El gran secreto de la verdadera paz es, pues, una fe viva en la sangre de Cristo. Pero si quieren mantener una conciencia pura y disfrutar la paz, no solo deben obtener el perdón de los pecados pasados, sino procurar también no pecar más en el futuro. La ley de Dios es muy amplia y si queremos mantener la paz de conciencia, hemos de adaptar nuestras acciones a sus preceptos con santa y persistente diligencia.

Una buena conciencia es siempre una conciencia iluminada. El error puede llevar a un hombre a creer que está sirviendo a Dios, cuando en realidad, está persiguiendo a su pueblo; pero esta persona no tiene una buena conciencia. Alguien puede obrar muy concienzudamente y, al mismo tiempo, de manera muy perversa. Supongo que los adeptos de las supersticiones más absurdas y perversas actúan según los dictados de su conciencia cuando sacrifican seres humanos y exponen a la muerte a sus hijos o a ellos mismos; pero ¿quién diría que es buena una conciencia que permite estas cosas? El conocimiento de la verdad está, pues, en el fundamento de una buena conciencia. No hay nada tan importante para el hombre como la verdad, por lo cual la Escritura dice, «compra la verdad y no la vendas» (Pr 23:23).

Pero muy a menudo no se atiende a la conciencia cuando esta dicta correctamente lo que debe hacerse o evitarse. Hostigados por las urgencias de nuestros apetitos, la tormenta de las pasiones y el incesante ajetreo del mundo, no prestamos atención a los susurros de la conciencia. En muchos casos en que las personas obran mal, estas tienen un presentimiento de que lo que pretenden hacer no es correcto o, al menos, una sugerencia de que deberían inquirir y considerar cuál es su deber. Algunas personas que son muy concienzudas en cuestiones importantes, parecen no tener discernimiento moral en otras relativamente menores.

El hábito de consultar el sentido moral de todas las cosas es de gran importancia. Antes de actuar, consideren lo que van a hacer y tengan cuidado de la falsa coloración que la pasión y los intereses personales introducen en los temas de nuestro deber. Apóyense en lo seguro. Cuando tengan dudas sobre el carácter de una determinada acción, no se aventuren; antes de llevarla a cabo estén plenamente convencidos en su mente, «porque todo lo que no proviene de fe es pecado» (Ro 14:23). Algunas personas son muy concienzudas y puntillosas acerca de pequeños detalles, pero negligentes sobre las cuestiones más importantes de la ley. Así es la conciencia de los hipócritas. Otros tienen una conciencia que les molesta, porque nunca han examinado y limpiado completamente la infectada herida de la culpa, sino que tan solo la han tratado de manera superficial. Su arrepentimiento no ha sido suficientemente profundo ni completo; siguen tolerando pecados secretos. Mientras esta sea la situación es imposible tener una buena conciencia. El remedio que Dios prescribe es un sincero arrepentimiento, humillación y confesión y donde faltan estas cosas la conciencia no estará en paz.

Sea cual sea la dolencia o defecto moral que nos envuelve, es algo que Dios aborrece y que contrista a su Espíritu Santo. Dios nos deja justamente en una situación de oscuridad, esterilidad y sufrimiento, puesto que no hemos deseado verdaderamente ser liberados del pecado, sino que le presentamos vanas excusas por nuestras faltas. En este caso les aconsejo que busquen, especialmente, la obra del Santo Consolador. Solo mediante su divina influencia podrán mantener una buena conciencia. Y si se dan cuenta de que han contristado al Espíritu y que carecen de su consuelo, no descansen hasta experimentar nuevamente la paz y el gozo, que son fruto de su morada en nosotros.

 

Fuente:
A. Alexander, Consejos de los ancianos a los jóvenes, ed. Guillermo Powell, trans. Pedro L. Gómez (Bellingham, WA: Editorial Tesoro Bíblico, 2016).

ESCUCHEN A LOS ANCIANOS (parte 1)

Buenos hábitos

Presten atención a la formación de buenos hábitos. Casi todos los hábitos permanentes se forman en la juventud; y estos forman, a su vez, el carácter del hombre a lo largo de la vida. Creo que es Paley, quien observa que de cada diez acciones que realizamos, nueve proceden de nuestros hábitos y solo una es fruto de una deliberación. Poco comprenden los jóvenes las cruciales consecuencias de muchas de las acciones que repiten con más frecuencia. Algunos hábitos son simplemente inconvenientes, pero no tienen significación moral; otros, sin embargo, afectan a los principios de nuestra conducta, y resultan en fuentes de bien o mal, en un grado incalculable. En cuanto a los primeros, deben evitarse, como cosas que afectan a nuestro bienestar y acaban afectando nuestra utilidad; pero los últimos deberían desaprobarse como prácticas que ponen los cimientos de un carácter impío y obstaculizan cualquier avance mental y moral.

Buenas compañías

Sean específicos y selectivos en lo que respecta a la compañía de que se rodean y a las amistades que forman. Como dice el proverbio, «dime con quién andas y te diré quién eres». «Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres» (1 Co 15:33). Los vicios se propagan más fácilmente por medio de compañías inadecuadas, que por ningún otro medio. Igual que una oveja apestada contagia su enfermedad a todo el rebaño, un pecador causa a menudo una gran destrucción corrompiendo a los jóvenes que caen bajo su influencia. Cuando las personas perversas poseen ingenio y capacidades de seducción, su conversación se hace especialmente peligrosa para los jóvenes. Les rogamos, queridos jóvenes, que no desarrollen relaciones cercanas con ninguna persona cuyos principios sean sospechosos. La amistad con personas libertinas es sumamente peligrosa. No escuchen sus hermosos discursos y cálidas profesiones de afecto. Huyan de ellas como de la peste. No se relacionen estrechamente con tales personas. No piensen en darles su abrazo, más de lo que se lo darían a una víbora. No miren su belleza, ni permitan que les cautiven sus seductores ademanes y palabras. Bajo estas falsas apariencias acecha un destructivo veneno.

«No os unáis en yugo desigual con los incrédulos» (2 Co 6:14), es la exhortación de la Escritura. ¿Y qué puede ser más impropio e incongruente, que una mujer tierna y virtuosa unida indisolublemente a un hombre libertino y sin principios? ¿O un buen hombre casado con una mujer carente de devoción y virtud? Tengan, por tanto, especial cuidado en la adquisición de compromisos para toda la vida. Relaciónense con personas sabias y buenas, y estas relaciones les harán más sabios y mejores.

Buena reputación

Esfuércense por adquirir y mantener una buena reputación. «De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas» (Pr 22:1). Una fortuna perdida puede recuperarse, pero no una buena reputación. Muchas veces, sin pensarlo, los jóvenes están poniendo el fundamento de una reputación poco envidiable. Ni se les pasa por la cabeza que el carácter que desarrollan en la escuela o en la universidad les acompañará, posiblemente, toda la vida. El joven conocido por sus mentiras, picardías, falsedades, etc., cuando sea adulto, inspirará desconfianza a quienes le conocen. Las manchas de carácter no se lavan con facilidad. En el caso de un joven varón, las faltas y locuras de juventud, aun mucho después de cometidas, pueden ser recordadas y traerle confusión y dolor. Y especialmente el carácter femenino es primoroso y delicado. Con frecuencia un pequeño grado de imprudencia por parte de una joven pondrá un estigma en su reputación que ninguna sobriedad posterior podrá borrar completamente.

No quiero decir que los jóvenes deban perseguir un falso sentido del honor, que les lleve a luchar y batirse por su reputación. Ningún hombre ha conseguido o acrecentado nunca una buena reputación derramando la sangre de un ser humano. La clase de honor de que estamos hablando debe surgir de una persistente vida de buenas obras. Valoren esta clase de vida, como un bien inestimable para su propia paz y como un poderoso medio de utilidad. La forma más potente y eficaz de ser útiles como seres humanos es la influencia, y esta depende por completo de la reputación.

Economía

Administren sus intereses materiales con ahorro y discreción. Eviten la imprudencia, el bochorno y la humillación de contraer deudas. Conduzcan sus negocios con atención y diligencia; y mantengan sus cuentas en tal estado, que no tengan dificultades para averiguar el verdadero estado de sus asuntos. A menudo sin pretenderlo, algunos hombres acaban siendo injustos y destructivos con los demás, simplemente por gestionar sus negocios de forma confusa y negligente. Después de un tiempo, esta clase de persona siente una invencible aversión a realizar un examen meticuloso de sus negocios. Cierra los ojos al desastre que está trayendo sobre sí mismo, y se precipita despreocupadamente por el camino que los hábitos o costumbres han hecho agradable. Cuando, finalmente, llega una situación que le obliga a adoptar alguna medida para salir de las dificultades que él mismo ha provocado, siente la fuerte tentación de recurrir a métodos que no son estrictamente honorables. Se convence a sí mismo de que, si puede salvar su reputación en esta situación, podrá reconducirlo todo con diligencia y buena suerte y evitar que sus amigos sufran por su culpa. Sin embargo, estos esfuerzos por recuperar el terreno perdido resultan normalmente ineficaces y hacen la situación de la persona más complicada que antes. Se da cuenta, finalmente, que se hunde y este descubrimiento produce a menudo una desesperada imprudencia. Sus deudas se hacen cada vez más cuantiosas y a menudo arrastra a la destrucción, no solo a su familia, sino también a algunos de sus amigos que confiaban demasiado incondicionalmente en su veracidad e integridad.

Sucede también muy a menudo que, para sostener a su familia desprotegida, quienes han fracasado en los negocios recurren a medios que un sano juicio moral nunca aprobaría. La tentación que, en estos casos, genera el tierno amor de la esposa y los hijos, es sin duda muy fuerte, pero no invencible. En el mundo de los negocios, hay numerosos ejemplos de nobleza, honra y la más estricta integridad de hombres que habrían podido defraudar a sus acreedores o implicar profundamente a sus amigos, pero decidieron más bien mirar de frente a la pobreza y ver a sus amadas familias descender de una posición holgada al valle de la oscuridad, antes que realizar algún acto deshonroso. Y, a largo plazo, esto acaba beneficiándoles más que cualquier ventaja obtenida por haber recurrido a cambios y evasiones de dudosa integridad moral.

Aquel que sacrifica su reputación por mantener un bienestar presente, lo compra a un precio demasiado alto. El hombre de negocios que, cuando quiebra pierde su reputación de persona veraz e íntegra, recibirá muy poca simpatía del mundo y tendrá muy pocas posibilidades de levantar de nuevo sus negocios. Pero aquel que ha caído en desgracia y aun así se mantiene íntegro y sin tacha, puede a menudo volver a los negocios con buenas expectativas, recibiendo, en sus intentos de ganarse la vida, el ánimo y la ayuda de personas adineradas y bien situadas. A menudo estos hombres llegan a tener tanto éxito que pueden compensar a quienes les brindaron su ayuda en el tiempo de su ruina.
Tengan cuidado de que la ambición no les domine en sus empresas comerciales. El orgullo de crear una gran empresa y de tener un lugar destacado en el sector comercial seduce a muchos hombres de negocios jóvenes; por otra parte, la codicia les tienta todavía más a involucrarse en peligrosas especulaciones y a trabajar con un volumen de negocio que va más allá del capital de que disponen. Las bancarrotas llegan, por ello, a ser algo tan común que dejan de generar sorpresa. Familias que han recibido una elevada educación y han vivido mucho tiempo en el lujo y las comodidades de la vida, quedan reducidas a la pobreza.

En nuestras grandes ciudades comerciales pueden encontrarse muchas familias de este tipo, que son en verdad más dignas de ayuda que el mendigo común que demanda nuestra limosna de forma abierta y ostentosa. Las verdaderas privaciones y sufrimientos de tales familias no se conocen plenamente, ya que para evitar el desprecio y la conmiseración de la gente, tales personas corren un velo de decencia sobre su indigencia, y prefieren sufrir secretamente en sus carencias que buscar alivio divulgando públicamente sus necesidades. Los filántropos cristianos, no obstante, buscarán a este tipo de víctimas y pensarán en formas de aliviar sus necesidades acordes con la delicadeza de sus sentimientos.

Aunque los anteriores comentarios son particularmente apropiados para aquellos que se dedican a los negocios, son también aplicables a todas las personas. Es cierto que la integridad es el alma del comerciante, pero es también una excelente cualidad que cada ser humano debe poseer. Todos somos susceptibles de llegar a un estado de indigencia tras una larga serie de adversos acontecimientos. Mi recomendación es, pues, que se inicien y trabajen en los negocios con toda prudencia; y cuando deban hacer frente a situaciones desafortunadas, que se conduzcan de tal modo que preserven su integridad y reputación, no recurriendo a medios de dudosa moralidad, sino actuando siempre en conformidad con las más estrictas reglas de la justicia y el honor.

 

Fuente:
A. Alexander, Consejos de los ancianos a los jóvenes, ed. Guillermo Powell, trans. Pedro L. Gómez (Bellingham, WA: Editorial Tesoro Bíblico, 2016).

REFLEXIONES SOBRE LA AMISTAD

 

“En la medida que amamos así servimos. Ningún hombre es inútil si es un amigo”.
—Robert Louis Stevenson

I. DEFINICIONES

A. ¿Qué es un amigo?

• Un amigo es una persona unida a otra por medio del afecto, apoyo leal y una relación social.2
• La palabra amigo proviene de la antigua palabra inglesa antiguo freond, que significa “amigo, amante, pariente” y freogan, que significa “amar”.3
• La palabra griega que se traduce amigo es filos, término que denota cariño.4

—Filadelfia significa “amor fraternal”
—Filantropía significa “amor por el ser humano, benevolencia”

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.
(Juan 15:13)

amigos
B. ¿Qué es un compañero?

• Un compañero es aquel que se relaciona con otro y participa con él en algunas actividades
• La palabra griega que significa compañero es hetairos
• Un compañero se relaciona con otro por medio de:  —Tener intereses comunes; “compañeros de ladrones”

“Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno”. (Isaías 1:23)

—Tener una experiencia en común; “copartícipe en la tribulación”
“Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo”. (Apocalipsis 1:9)

—Tener un líder en común; “Judas, un discípulo”
“Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes?” (Mateo 26:50)
(En este caso, hetairos se tradujo “amigo” pero significa “compañero”)

• Compañero es un término que denota asociación, y no necesariamente amistad.

“Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, y mis cercanos se han alejado” (Salmos 38:11)

C. ¿Qué es la amistad?

• La amistad es una relacion recíproca de agrado y amor entre dos personas.
• La amistad es una emoción mutua basada en la unidad, en el amor fileo. La palabra griega fileo significa “gozo de estar juntos, tierno afecto”7
• Una amistad madura tambien incluye el amor agape La palabra griega agape significa “el compromiso de procurar lo mejor para la otra persona” (aun cuando ésta tenga caracteristicas que no le agraden).

“El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre”
(Proverbios 27:9)

amigos 2
II. CARACTERÍSTICAS

A. Niveles de la amistad

Casual

• Contacto esporádico
• Intereses y actividades en común
• Conocimiento de algunos logros, habilidades y cualidades de otro
• Preocupación por problemas personales
• Emociones no expresadas
• No hay entrega de cuentas uno a otro

“La paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saluda tú a los amigos, a cada uno en particular”. (3 Juan 14)

Cercana

• Contacto regular
• Se comparten algunas actividades e intereses
•. Se muestra sensibilidad hacia los gustos, disgustos, fortalezas y debilidades del otro
• Consuelo personal durante pruebas y tribulaciones
• Disposición a hacerse vulnerable ante el otro
• Hay una entrega de cuentas del uno al otro, con sus límites

“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”
(Amós 3:3)

Íntima

• Es el compromiso de pasar tiempo de calidad con el otro
• Se comparten valores y metas en la vida
• Libertad para corregir defectos del carácter
• Se involucran personalmente para defender la reputación del otro
• Se arriesgan a ser totalmente transparentes
• Compromiso mutuo y amor sacrificial

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.
(Juan 15:13)

amigos 3

III. CAUSAS DEL FRACASO EN LAS AMISTADES

A. Egoísmo

• Auto-complacencia
(tener una baja auto-estima)
• Estar centrado en sí mismo
(absorto en sus propias necesidades y deseos)1
• Inseguridad
(tímido, evita la atención de los demás)
• Auto-engaño
(no honesto en cuanto a hechos y sentimientos)
• A la defensiva
(siempre justifica sus acciones)
• Auto-conmiseración
(enfocado en su dolor personal)
• Arrogante
(perfeccionista)
• Se auto justifica
(juzga a todos)
• Le gusta que le sirvan
(controlador y manipulador)
• Auto-suficiente
(no invierte tiempo de calidad para cultivar sus amistades)

B. La raíz del problema

CREENCIAS FALSAS:

“Ojalá tuviera un amigo que me diera la sensación de pertenencia y me hiciera sentir importante”.
“Necesito un amigo que me dé su amor incondicional sin que trate de cambiarme”

CREENCIAS CORRECTAS:

Dios es el único amigo cuyo amor siempre es incondicional.
Él me ama, por tanto, quiere cambiarme… algunas veces a través de mis amigos.

En lugar de centrarme en conseguir amistades, me concentraré en ser un buen amigo.

Mi gozo y significado en la vida se encuentran en servir y ser amigo de los demás siendo motivado por el amor del Señor.

C. Cómo avivar la llama de la amistad

Sí… Reconozca que necesita amigos.
Sí… Busque a los que necesitan de una amistad.
Sí… Pida a Dios que le dé un amigo fiel.
Sí… Sea amable y sonría a los demás.
Sí… Refiérase a los demás por su nombre. (Jesús lo conoce a usted por el suyo)
Sí… Escuche a los demás con atención.
Sí… Dé palabras genuinas de ánimo y felicitación.
Sí… Haga preguntas abiertas.

Fuente:
June Hunt, 100 Claves Bíblicas para Consejería, vol. 12 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 1–5.

NO HAY NADA “PRIVADO” EN LA RED

La mayoría de los navegadores más populares la ofrece. Además de ocultar evidencia que no te convenga compartir por cualquier razón de los sitios que has visitado, es una forma de evitar que evitar que recolecten información sobre ti para cualquiera de sus fines.

“Puede haber ocasiones en las que no desees que haya gente que tenga acceso a tu equipo y vea esta información”, dice Firefox.

“Puedes navegar por internet en modo incógnito”, explica Chrome.

Pero en estos dos casos, como en el de otros buscadores populares, la “letra pequeña” advierte que aunque lo uses, no pasarás inadvertido: de todas maneras quedará registro de lo que hiciste.

La letra pequeña del incógnito de Firefox
Image captionOtras personas pueden rastrear las páginas que visitas, aclara Firefox.
La letra pequeña de Chrome
Image captionEl modo incógnito no impide que otros vean tu navegación, señala Chrome.

Así que, ¿cuánta privacidad puede ofrecerte navegar de incógnito?

No mucha

Así de simple.

Pero hablemos primero sobre qué tipo de información recogen los navegadores y otras partes involucradas cuando usamos internet.

“Siempre que hacemos una búsqueda a través de un navegador de internet estamos enviando datos a unos servidores (Google, Microsoft, Apple, etc,)”, le dice a BBC Mundo Ricardo Vega, bloguero español que creó la página ricveal.com.

“Junto con nuestros datos de búsqueda, viaja otro tipo de información como localización, navegador, idioma o dispositivo”, explica.

Todos estos datos son valiosos para los grandes de la informática. Permiten, como dicen ellos, “conocer al usuario”.

“Les permite segmentarnos y ofrecernos publicidad muy personalizada a nuestro perfil lo que se convierte en el núcleo de negocio detrás de Google o Bing”, señala Vega.

“Además, esta información también puede ser de utilidad en estudios de mercado, tendencias de búsqueda y otra clase de indicadores estadísticos que estas compañías pueden explotar a través de tecnologías como el Big Data“.

¿En qué ayuda la navegación de incógnito?

En poco.

“Te permite navegar por internet sin guardar ningún tipo de información sobre las páginas web que visitas”, explica Firefox. El navegador no guarda “un registro de los sitios web que visitas”, precisa Chrome.

Una persona como gritando

Esto es útil para evitar que otros servicios, como Facebook o el propio Google, sigan tus movimientos a través de internet.

Algunos expertos en seguridad consideran que es una buena idea encender el modo privado cuando se están haciendo transacciones bancarias, por ejemplo.

Pero a lo que se reduce es a que “simplemente no se guarden los datos en tu ordenador”, según le explica a BBC Mundo el equipo de seguridad de S2 Grupo, una empresa especializada seguridad informática.

“Es cierto que no mandas las cookies de las sesiones anteriores. Pero te pueden seguir rastreando por otros parámetros”, añade la compañía.

¿Qué o quiénes?

En palabras de Chrome:

  • Tu proveedor de internet
  • Tu empleador (si estás usando una computadora en el trabajo
  • Los sitios que visitas

Y aunque no hace tanto salieron de esta lista de Chrome, en la que solían figurar, también están las organizaciones de vigilancia o “agentes secretos” y los programas de malware, que bien podrían estar chequeando cada paso que das en la red.

¿Cómo puedo preservar mi privacidad?

Es la pregunta del millón.

Una persona mirando por unos binocularesDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionComo han demostrado casos recientes, los organismos de seguridad siempre terminan encontrando una forma de investigar lo que las personas hacen en internet.

“No está para nada asegurada y requiere bastante trabajo por parte del usuario”, explica Ricardo Vega.

“Casos como Julian Assange o Edward Snowden demuestran como tomando extraordinarias precauciones podemos proteger nuestra identidad”.

Buscadores que prometen una navegación privada, como DuckDuckGo, intentan resolver el problema a través de encriptación y con promesas de no recoger ninguna clase de datos. Pero de acuerdo con los expertos, no son infalibles.

“Respecto a buscar en privado de forma absoluta, creemos que sólo se podrían utilizando varias herramientas y métodos a la vez que técnicamente no están al alcance del conocimiento de cualquier usuario”, opina S2 Grupo.

Una de ellas es “el cifrado de comunicaciones punto a punto o el uso de VPN (Virtual Private Networks)”, apunta Vega.

“Al final, creo que la privacidad, al igual que en el mundo físico, es una cuestión de confianza entre todos los actores que participan en el proceso de envío y recepción de la información”, opina el bloguero.

¿Y hay confianza?

Fuente:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160525_tecnologia_modo_privado_busqueda_no_es_incognito_yv

 

 

AUMENTA LA MUSCULATURA EN TU PROPIA CASA (pasos sencillos)

Quieres fortalecer tus músculos pero te da pereza ir al gimnasio y organizar una rutina con un entrenador.

O sencillamente no tienes tiempo. Después de un largo día de trabajo, lo que quieres es llegar a tu casa.

Si te identificas con alguno de estos grupos, no hay ningún problema, también puedes trabajar tus músculos y obtener buenos resultados.

BBC Mundo te ofrece rutinas fáciles y rápidas que puedes poner en práctica.

Aparte de la voluntad, solo necesitas una puerta y una cinta elástica de resistencia.

EJERCICIO 1

Mujer haciendo ejercicios

Sentadillas

  • Pon un pie sobre la cinta y sujétala con las manos por ambos extremos
  • Separa las piernas usando el ancho de la cadera como referencia
  • Empieza a realizar las sentadillas, baja hasta que las rodillas estén al nivel de la punta de los pies
  • Tus manos, sosteniendo los extremos de la cinta, deben mantenerse a la altura de los hombros
  • Mantén la espalda derecha y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 2

Mujer haciendo ejercicios

Press de pecho estando parado

  • Necesitas una puerta para “anclar” la cinta de resistencia al nivel de tus rodillas.
  • Una vez que lo hayas hecho, párate dándole la espalda a la puerta, aproximadamente a 1 metro de distancia
  • Sujeta los extremos de la cinta y levanta los brazos en un ángulo aproximado de 45°, con las palmas de la mano apuntando al piso
  • Lleva los brazos hacia adelante, debes sentir la resistencia de la cinta
  • Mantén la espalda y la cabeza derecha

EJERCICIO 3

Mujer haciendo ejerciciosDerechos de autor de la imagenBBC SPORT

Sentadilla partida

  • Coloca un pie hacia adelante y pisa la cinta
  • Sujeta los extremos de la cinta y lleva las manos a la altura de los hombros
  • Flexiona las rodillas hasta que la posterior esté muy cerca del piso
  • Levántate y vuelve a repetir el movimiento
  • Mantén los codos hacia atrás y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 4

Mujer haciendo ejercicios

Combinación de remos y sentadillas

  • Para esta rutina también necesitas una puerta que te permita “anclar” la cinta de resistencia al nivel de tus rodillas
  • Párate de frente a la puerta, aproximadamente a 1 metro de distancia
  • Sostén los extremos de la cinta y estira los brazos
  • Llévalos hacia atrás sin soltar la cinta
  • Recuerda mantener el cuello erguido y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 5

Mujer haciendo ejercicios

Press de hombros

  • Coloca un pie hacia adelante y pisa la cinta
  • Sujeta los extremos de la cinta y levanta los brazos formando un ángulo de 45°, las manos deben quedar a la altura de la cabeza
  • Las palmas apuntando al frente
  • Estira los brazos de manera que las manos se junten sobre la cabeza
  • Bájalas hasta que vuelvas a formar un ángulo de 45°
  • Repite la rutina

EJERCICIO 6

Mujer haciendo ejercicios

Sentadilla lateral

  • Pisa la cinta de resistencia con un pie
  • Mueve el otro pie hacia un lado de manera que queden en paralelo
  • Haz la sentadilla y asegúrate de bajar hasta que las rodillas queden al nivel de la punta de los pies
  • Los extremos de la cinta deben mantenerse fijos en las manos a la altura de los hombros

EJERCICIO 7

Mujer haciendo ejercicios

Tirones de agarre lateral amplio

  • Nuevamente, necesitas usar una puerta como soporte. La diferencia en este caso es que la cinta debe colocarse en la parte superior de la misma.
  • Párate de frente a la puerta, a una distancia aproximada de 1 metro
  • Echa un pie hacia atrás y apoya la rodilla en el piso
  • Inclina el torso ligeramente hacia adelante, sujeta los extremos de la cinta de resistencia y levanta los brazos
  • A continuación, llévalos hacia atrás, mantén las manos alejadas del pecho, trata de mantener un ángulo de 45°
  • Vuelve a levantar los brazos y a llevarlos hacia atrás
  • Repite los movimientos

EJERCICIO 8

Mujer haciendo ejercicios

Extensión lateral de brazos sobre las rodillas

  • Mantén la cinta en la misma posición que usaste para la secuencia anterior
  • Ubícate a 1 metro de distancia viendo la puerta
  • Apoya las dos rodillas en el piso y mantén la espalda recta
  • Agarra los extremos de la cinta, estira los brazos y, estirados, acércalos al cuerpo. Las manos deben quedar a la altura de la cadera
  • Mantén los hombros abajo
  • Lleva los brazos hacia adelante, pero hasta la barbilla, no más arriba
  • Vuelve a hacer la secuencia

Considera que:

El número de repeticiones necesarias dependen de la edad, el entrenamiento físico que tenga quien lo realiza y el objetivo que se quiera conseguir.

En términos muy generales, de acuerdo a varios entrenadores, se debe empezar con un breve período de calentamiento.

Posteriormente se realiza una rutina de aproximadamente 8 repeticiones en un set. De forma progresiva, se va aumentando.

De cualquier forma, es recomendable consultar a un especialista antes de realizar las rutinas descritas con anterioridad, particularmente si se tiene algún problema de salud o no se ha realizado ningún tipo de ejercicios durante mucho tiempo.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/programmes/p04s9sp7

Mira el video en: 

http://www.bbc.co.uk/programmes/p04s9sp7

 

CUANDO LAS EMPRESAS TE ENGAÑAN POR INTERNET (4 trucos sucios)

Si alguna vez te suscribiste a un boletín informativo del que luego no pudiste darte de baja, probablemente hayas sido víctima de uno de los trucos que usan algunas compañías en la web para “atrapar” a los usuarios y obligarlos a hacer cosas que no desean.

Si no que se lo cuenten a los usuarios de Microsoft, que recientemente obligaron al gigante informático a revisar su política tras mostrar su indignación por un “truco sucio”.

00ab3c383289697dc14e926cd010b6acEn este caso un detalle en la configuración del ordenador llevaba a que la última actualización del sistema operativo Windows, la versión 10, se instalase automáticamente sin que uno lo solicitara.

Como éste, hay muchos trucos que usan las compañías para “atrapar” a los usuarios y obtener algún rédito económico.

Generalmente, dicen los expertos, son trampas que se realizan al diseñar la interfaz de la web, que incluye contenidos como menús, ventanas, gráficos y otros elementos que en teoría deberían ayudar al usuario a interactuar mejor con la computadora, pero que muchas veces son cuidadosamente creados para forzarlo a hacer cosas involuntarias.

1. La suscripción de la que no te puedes dar de baja

Este truco será familiar para cualquiera que se haya suscrito felizmente a un boletín informativo (newsletter) o a un servicio y luego haya encontrado que es extremadamente difícil darse de baja.

Generalmente, la interfaz de la web es diseñado de manera que se le hace facilísimo al usuario que se meta en una situación pero extremadamente difícil salirse de ella.

¿Quién no ha hecho clic en ese maravilloso enlace llamado “cancelar suscripción” para descubrir que sigue recibiendo el boletín que no le interesa?

Y eso en los casos que encuentre el enlace, ya que muchas veces está escondido bajo la letra pequeña y los anuncios publicitarios. Para muchos, acaba siendo más fácil borrar cada mensaje indeseado que llega.

Algunas compañías han tomado medidas al respecto. Por ejemplo, en Outlook el enlace de “cancelar suscripción” aparece al final de la ventana de mensaje y en Gmail este vínculo se encuentra arriba de todo en el email.

Una modalidad de este “truco sucio” es el usado por aquellas compañías que te ofrecen una suscripción gratuita que se renueva automáticamente y de forma sigilosa.

A veces, para borrarse de la suscripción los usuarios tienen que mandar un email y completar un formulario explicando las razones por las que quieren dejar de estar suscritos.

Muchas empresas tienen un número de ayuda o un correo de contacto donde el usuario puede solicitar borrarse de una suscripción.

un-ladron-con-antifaz-y-guantes-negros-saliendo-de-una-pantalla-de-ordenador-a-punto-de-coger-una-billetera-con-dinero

2. El ‘Zucking’

El nombre tiene su origen en el nombre del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Se refiere a la práctica de “crear deliberadamente una confusa jerga e interfaces de usuario que engañan a los usuarios para que compartan más información acerca de sí mismos de lo que realmente quieren”, asegura Tim Jones, de la Electronic Frontier Foundation, una ONG estadounidense que defiende los derechos de los individuos en internet.

“Hacer que compartas tus datos personales en una página web resulta muchísimo más fácil que protegerlos”.

Afortunadamente, al menos en el caso de Facebook, esta empresa ha recibido elogios por haber mejorado su política de privacidad y corregir esta práctica.

3. Preguntas capciosas

Este truco consiste en presentar opciones confusas al usuario, cuando se le pide que marque casillas para comprar productos u opte por recibir o no material de marketing.

Las compañías presentan alternativas deliberadamente inconsistentes para que la gente cometa errores, advierten los expertos.

Por ejemplo, cuando compras un billetes algunas aerolíneas de bajo costo dan varias opciones ordenadas de manera engañosa para confundir al usuario para que contrate un servicio sin darse cuenta (por ejemplo, un seguro de salud).

Afortunadamente, como los costos son agregados a la cesa de compra, el usuario los puede eliminar antes de pagar.

computadora-619x3484. ¿A o B?

Muchas empresas tecnológicas llevan a cabo lo que se conoce como pruebas A o B, en las que ensayan diferentes diseños en un sitio web en vivo, al mismo tiempo, para ver qué genera mejores resultados.

Esto también puede ser motivo de confusión para el usuario.

Fue confirmado recientemente por Google, que experimento simultáneamente con los enlaces de sus páginas de resultados en negro y azul para ver si se aumentaba el número de clics (finalmente se quedó con el azul).

Durante su época como ejecutiva de Google, Marissa Meyer realizó ensayos con 41 tonalidades de azul para ver cuáles eran más atractivas para los usuarios.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-36494202

 

REFLEXIÓN

Para muchos, las investigaciones científicas se han vuelto una maldición. Al permitir todo género de descubrimientos en las ciencias y en las artes, Dios ha derramado sobre el mundo raudales de luz; pero aun los espíritus más poderosos, si no son guiados en sus investigaciones por la Palabra de Dios, se extravían en sus esfuerzos por encontrar las relaciones existentes entre la ciencia y la revelación.—

Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 576 

 

¿Sexo antes o fuera del matrimonio? Lee esto

Las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) son muy comunes y contagiosas, y sin embargo en la mayoría de los casos no dan síntoma alguno.

virus-del-papiloma-humano-datos-claveAsí, las personas infectadas ni se enteran de que las padecen ni de que se las pueden pasar a sus parejas.

Se contagia por el contacto de la piel con la zona genital y anal, de manera que no es necesaria la penetración para que el virus pueda pasar de una persona a otra. Tampoco el uso de un condón puede prevenir totalmente el contagio, que se puede dar durante el juego sexual o el sexo oral.

Te contamos cuatro cosas que deberías saber sobre estas infecciones.

1. Afecta a más del 80% de los hombres y mujeres sexualmente activos en algún momento de sus vidas

Las infecciones de VPH son tan comunes que son casi una evidencia de que una persona es o ha sido sexualmente activa.

Afectan en algún momento de sus vidas a más del 80% de las personas sexualmente activas, según estimaciones del servicio de salud pública de Reino Unido, el NHS, y de la Asociación Estadounidense de Salud Sexual.

En Estados Unidos es la enfermedad de transmisión sexual más común y según los resultados de un sondeo nacional que acaban de ser publicados en la revista especializada JAMA Oncology, casi la mitad de los 2000 hombres participantes la tenían.

2. Las variedades de VPH de alto riesgo pueden causar con el tiempo 6 tipos distintos de cáncer

  • cáncer cervical o de cuello uterino, asociado al VPH en un 99% de los casos (datos del NHS)
  • cáncer anal, asociado al VPH en un 84% de los casos
  • cáncer de pene, asociado al VPH en un 47% de los casos
  • cáncer de vulva
  • cáncer de vagina
  • cáncer de boca y garganta

Hay más de 100 tipos de VPH, de los que una treintena afectan a la zona genital. Las variedades de VPH de alto riesgo incluyen los tipos 16 y 18, que se estima causan más del 70% de los casos de cáncer cervical.

virus-do-papiloma-humano-sintomas-da-doenca-internaUna infección de larga duración, especialmente cuando es causada por ciertos tipos de VPH de alto riesgo, puede causar cáncer con el paso de los años.

Según la encuesta nacional de Estados Unidos publicada en JAMA Oncology, 1 de cada 4 hombres tiene una cepa potencialmente cancerígena.

3. No es fácil de detectar porque no suele haber síntomas

En el caso de las mujeres se puede detectar tomando una muestra de las células del cérvix, mediante una prueba de Papanicolaou o citología vaginal.

La prueba específica de VPH puede identificar dentro de esa muestra una o varias de las variedades de mayor riesgo del virus, las que están asociadas al cáncer, al detectar su ADN.

A veces la prueba del virus se hace después de que aparezcan “células anormales” en el cérvix después de una citología de rutina.

En el caso de los hombres, según el NHS, “actualmente no existe ninguna prueba fiable para detectar el VPH y a menudo es muy difícil de diagnosticar ya que las cepas de mayor riesgo del virus no dan síntoma alguno“.

Si una persona tiene un riesgo alto de tener una infección de VPH anal o de desarrollar cáncer de ano puede hacerse una citología anal.

Por otro lado, algunas cepas del virus, las consideradas como menos peligrosas, sí dan como síntoma unas verrugas que se pueden ver o sentir al tacto en o alrededor de los genitales, tanto en hombres como mujeres.

4. La infección no se cura pero se pueden tratar sus efectos, si es que se detectan

No hay ningún tratamiento que pueda deshacerse del virus de papiloma humano como tal, pero lo que sí se pueden tratar son sus efectos.

La mayoría de las infecciones no causan ningún daño grave y desaparecen por sí solas “dentro de un período de dos años“.

Si hay verrugas genitales se pueden tratar con cremas, lociones o productos químicos. También pueden ser extraídas o se pueden destruir sus tejidos mediante congelación o quema.son124084

En el caso de las mujeres una infección persistente de un tipo de VPH considerado de alto riesgo puede causar cambios en las células del cérvix, lo cual aumenta el riesgo de desarrollar cáncer cervical, también llamado de cuello uterino.

La presencia de células consideradas “anormales” en el cérvix se puede tratar si es detectada a tiempo, por eso los expertos recomiendan como prevención que las mujeres se hagan regularmente una citología. El 99% de los casos de cáncer de cuello uterino son causados por el VPH, según el NHS.

Otros cánceres asociados al VPH no suelen dar ningún síntoma en su fase temprana, como el cáncer de boca y garganta y el de pene.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-38906572

 

UN EJEMPLO A SEGUIR (Tito 2:6-10)

reflexionarHace algunos años apareció un aviso en uno de los perió dicos de mayor circulación en el mundo. Un fotógrafo ofrecía seguir al interesado durante dos días completes por la cantidad de 500 dólares. Para finalizar el proceso, produciríauna película de veinte minutos, a todo color, que presentaría la vida del individuo. ¿Aceptaría usted semejante oferta?
La mayoría de la gente se queda un tanto incómoda al pensar en una evaluación tan minuciosa de su vida durante tanto tiempo. Sin embargo, como hijos de Dios, la gente en nuestro derredor nos observa constantemente. Quieren saber si nuestra vida concuerda con la doctrina que creemos.

Por eso, Tito tuvo que enseñarles a los cretenses cristianos a vivir conforme a la sana doctrina. Su fe en Cristo debería producir una vida distinta. Pablo señala la forma en que se manifiesta específicamente este estilo de vida en cada etapa de la vida y en cualquier nivel social.

Después de señalar las implicaciones específicas que esta clase de vida exige de parte de los hombres ancianos, las mujeres ancianas, e indirectamente, las mujeres jóvenes, Pablo presenta el estilo de vida indicado para los jóvenes y para los esclavos. Tito mismo tuvo que servir de ejemplo a los jóvenes respecto a la clase de vida que debían llevar.

LOS JOVENES ATRACTIVOS 2:6

Pablo repite que tanto en el caso del joven como en el de los otros grupos mencionados, la característica clave que distingue al cristiano de los demás jóvenes es la prudencia,, la capacidad de verse desde la perspectiva de Dios. Esta característica parece ser la que más hace falta entre los jóvenes.
Pocos jóvenes tienen la capacidad de andar en medio de este mundo, experimentar sus peligros y preocupaciones, sentir sus emociones y pasiones, y a pesar de todo, reconocer que hay un propósito en lo que ven. Pocos pueden comprender lo que se ve desde el punto de vista de Dios y vivir conforme a esta comprensión. Pocos jóvenes son capaces de evaluar la vida en sí y su propio valor desde el punto de vista de Dios.
Al observar esta característica en la vida del joven cristiano, quienes lo ven reconocerán que es diferente a los otros jóvenes que conocen. Dios ha hecho algo distinto en la vida de este joven. Por lo tanto, su doctrina tendrá mayor credibilidad.

Hombre ante Dios

EL EJEMPLO DE TITO 2:7–8

Tito está incluido en la exhortación a manifestar la perspectiva de Dios y ser prudente. El debe de servir como ejemplo para los demás. Pero Pablo sigue con algunas otras maneras específicas en las cuales Tito debe ser un ejemplo. Estas exhortaciones se aplican a cualquier persona que se encuentra en algún puesto de liderazgo. El líder debe ser un ejemplo en estas áreas para que los otros creyentes le imiten en estas características.
En resumen, Tito debe ser un ejemplo en todo lo que se considera bueno. Debe cumplir con todo lo que se espera que un hijo de Dios haga. Al insistir en la importancia de este estilo de vida, Pablo no se rinde a los legalistas con su concepto de buenas obras a base de la ley. Se refiere a la vida transformada por el poder del Espíritu que se presenta en sacrificio vivo a base de nuestra gratitud a Dios (Rom. 12:1–2). Tito debe tener cuidado para presentar un buen ejemplo frente a los demás, para que nadie pueda criticarle.

Más específicamente, Pablo describe la manera en que Tito debe enseñanza a los demás. Se presentan cuatro características de la buena enseñanza que Tito debe imitar. Primero, se debe enseñar con integridad. No se debe presentar lo que uno mismo no acepta ni pedir del oyente lo que no está dispuesto a hacer. En otras palabras: “Practica lo que predicas”.
En segundo lugar, la enseñanza debe presentarse con seriedad. Pablo no pide que enseñemos con tristeza ni enojados, pero sí pide la dignidad y respeto que la Palabra de Dios merece. Al hablar en el nombre de Dios, hay que hacerlo con la conducta indicada. De otra manera, la gente no la tomará enserio.

Tercero, la enseñanza debe ser a base de la palabra sana. Este concepto incluye la doctrina correcta como punto de partida. Sin embargo, se extiende más allá que este limitado concepto. Se refiere a todo lo indicado para el bienestar espiritual, o sea para la salud del creyente.

Finalmente, y en resumen, la enseñanza debe hacerse de tal manera que no se preste a la crítica. Es una lástima que los que quieren rechazar nuestro mensaje y atacarlo encuentren tanta base. Pablo indica que la enseñanza debe hacerse de tal manera que quienes buscan algo que atacar no lo encuentren y se avergúencen por falta de evidencias en nuestra contra.

Rafael Porter, Estudios Bíblicos ELA: Una vida distinta (Tito) (Puebla, Pue., México: Ediciones Las Américas, A. C., 1986), 57–59.

 

___________________________________

 

ESTE MATERIAL ES GRATUITO, SIN EMBARGO, PUEDES HACER UNA DONACIÓN DE DINERO EN FORMA VOLUNTARIA PARA SEGUIR MANTENIENDO ESTE MINISTERIO Y LOS BENEFICIOS QUE ELLA OFRECE.

SI ASÍ LO DESEAS, PONTE EN CONTACTO CON NOSOTROS A info@poder1844.org o donativo@poder1844.org

DIOS TE PROSPERE Y BENDIGA

www.poder1844.org

Crisis de identidad (parte 2)

II. CARACTERÍSTICAS

¿Qué sucedería si enfrentara una crisis de identidad? En cierta manera, sería como padecer amnesia, no sabe quién es, y no puede encontrar el camino de regreso a su casa. ¡Qué situación tan terrible! Su corazón está inundado de temor. Si no sabe quién es usted ni qué hacer consigo mismo, es necesario que sepa lo que Dios sí sabe acerca de usted. Él tiene todas las respuestas y también espera que usted le busque para que le dé las respuestas correctas.

“Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores”.siluetapersona255b1255d
(Salmos 34:4)

A. Conflictos emocionales internos

Los conflictos emocionales son comunes en todas las personas que están luchando por obtener su identidad personal, sin importar su edad. Esos sentimientos se relacionan íntimamente con los eventos externos así como con los pensamientos y preocupaciones internos.

• Ansiedad—“No sé en realidad quién soy”.
• Depresión—“No tengo esperanza para el futuro”.
• Duda—“Me siento fuera de lugar”.
• Timidez—“Nadie me acepta ni me ama”.
• Baja auto-estima—“Soy un bueno para nada”.

“¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?”
(Salmos 13:2)

B. Evidencia externa del conflicto

El conflicto emocional interno por obtener la identidad propia produce por lo general los siguientes patrones erráticos de conducta:10

• Actitudes y acciones que se oponen entre sí
• Dificultad para hacer un compromiso espiritual positivo
• Amistades no convenientes
• Incapacidad para tomar decisiones o se toman decisiones de manera impulsiva
• Rechazo de los valores familiares o la aceptación ciega de los valores de otras personas
• Lucha con la inmoralidad sexual
• Difícilmente puede establecer intimidad
• Demasiado problema para escoger una carrera
• Incapacidad para proponerse metas a largo plazo

“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos”.
(Santiago 1:8)

identidad-2

III. CAUSAS

A. ¿Qué provoca la lucha de identidad?

Mucha gente está confundida acerca de quiénes son en realidad por falta de conocimiento y entendimiento de lo que la Biblia dice acerca de su identidad. El comportamiento es una manifestación de la identidad personal. Ésta queda determinada por la “familia” en que nacemos. En el ámbito espiritual, todos descendemos de Adán, nacimos en la “familia de Adán”. Nadie que ha nacido en la familia de Adán tiene la capacidad de vivir cómo Dios quiere que viva.

Es posible tener una nueva vida espiritual en la persona del Señor Jesucristo. Aceptarlo a él cómo Señor y Salvador personal significa que ha heredado una nueva familia y una nueva identidad “en Cristo”. Con esta nueva identidad se puede comenzar a desarrollar un carácter semejante al de Cristo. Decidimos confiar en él para que nos ayude a resolver nuestros problemas diarios.

“Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados”.
(1 Corintios 15:22)

• La familia de Adán

Toda persona ha nacido en la familia de Adán, se identifica con él y muestra un carácter como el de Adán. Él representa el punto de vista humanista.

—El que está en Adán cree que los seres humanos pueden controlar los eventos y las circunstancias de su vida.
—El que está en Adán cree que no hay una verdad absoluta; sino que todo es relativo.
—El que está en Adán cree que puede decidir cuáles serán sus propios límites morales.
—El que está en Adán piensa que el mayor propósito en esta vida es la auto-realización.

Estar en Adán significa que hemos heredado todo lo que él era.15
“Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”.
(Romanos 5:12)

• La familia de Cristo

Dios ha hecho posible que una persona pueda obtener una nueva identidad al sacarla de la familia de Adán y adoptarla en la familia de Cristo. Todo el que está “en Cristo” experimenta un nuevo nacimiento: “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). También recibe un nuevo corazón: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ezequiel 36:26). Puede conformarse al carácter de Cristo: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29).

—El que está en Cristo percibe que es Dios quien tiene el control de los eventos y las circunstancias de la vida.

“Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, y aun al impío para el día malo”. (Proverbios 16:4)

—El que está en Cristo es hecho libre por medio de la verdad.

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. (Juan 8:31–32)

—El que está en Cristo conoce los absolutos morales que se deben seguir para tener un comportamiento piadoso.

“Tú encargaste que sean muy guardados tus mandamientos”. (Salmos 119:4)

—El que está en Cristo sabe que el propósito más importante en la vida es cumplir la voluntad de Dios.

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. (Mateo 7:21)

Estar en Cristo significa que heredamos todo lo que él es.16

“Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa”. (Gálatas 3:29)

suplantacion-de-identidad-twitter-1280x640
B. La raíz de los conflictos de identidad

Las personas que no son creyentes no se sienten satisfechas porque han decidido seguir en la familia de Adán… siguen luchando por suplir sus propias necesidades y vivir con sus propios recursos. Los creyentes también pueden estar insatisfechos por no entender que su identidad ahora se encuentra en la persona de Cristo. Quieren servir a Dios, pero siguen tratando de suplir sus necesidades con sus propios recursos.

CREENCIA ERRÓNEA:

“Mi identidad se encuentra en los papeles significativos y relaciones que tenga en mi vida. Estaré satisfecho cuando la gente me perciba como una persona de éxito”.

CREENCIA CORRECTA:

Estoy satisfecho al reflejar en mi vida la imagen de Dios permitiendo a Cristo vivir en mí y a través de mí. Mi identidad no se encuentra en los roles terrenales o relaciones que pueda tener, sino en la persona de Cristo.

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”. (Colosenses 2:9–10)

ÁGUILAS Y PERDICES

Había una vez un aguilucho que cayó al suelo desde lo alto de un peñasco donde se encontraba su nido. El pequeño se encontraba dando vueltas en tierra cuando se topó con un grupo de perdices. Eran criaturas bondadosas y generosas, así que adoptaron al indefenso aguilucho bajo sus alas y le enseñaron todo lo que necesitaba saber para poder sobrevivir. Las tiernas perdices le enseñaron a buscar semillas para comer cuando sintiera hambre. Sin embargo, aunque la pequeña aguilita comía hasta estar llena, todavía sentía una extraña sensación de hambre dentro de su corazón.

Poco a poco fue creciendo, así que comenzó a agitar sus alas y a moverse con torpeza de un lado a otro. Por supuesto, se veía algo grotesco, y las perdices no podían evitar reírse de él. Sus alitas comenzaron a hacerse enormes y ridículas, él no podía mantenerlas pegadas a su cuerpo ni moverlas como lo hacían todos los demás. De hecho, cuanto más crecía, menos se parecía al resto del grupo. Mientras tanto, las hembras del grupo comenzaron a tener una preocupación maternal por lo raro de aquel extraño ser y al reprenderlo lo hicieron sentir más avergonzado y confundido.

Con frecuencia, el aguilucho en crecimiento veía hacia arriba y observaba a las águilas maduras elevarse muy alto por los cielos. Su corazoncito latía por el deseo de volar así, pero uno de sus amigos ancianos cacareaba diciendo: “¡No, no! ¡En realidad no es bueno que quieras ser como ellos! ¡Esos son unos buitres!” Derrotado y frustrado, el aguilucho creció hasta la madurez sin haber jamás levantado el vuelo. Trataba con todo su corazón ser una buena perdiz, pero era muy infeliz y no sabía por qué.

Un día que estaba caminando y paseando por la pradera, arrastrando sus enormes e inútiles alas, se encontró con un sabio búho que le preguntó desde su rama en el árbol: “¿Quién eres tú? ¿y qué estás haciendo?” El águila respondió: “Soy una pésima perdiz. He tratado tantas veces, pero nunca hago nada bien”. El viejo búho respondió: “Tu problema es que no sabes quién eres. Te has hecho como las perdices. Pero tú eres un águila y las águilas fueron creadas para volar por los cielos. Nunca serás feliz si sigues viviendo aquí abajo en la tierra”.

El águila abrió los ojos grandes como pudo y por primera vez supo quién era en realidad. Vio el propósito para el cual fue creado. Después se armó de valor para intentar hacer algo que nunca antes había hecho. Abrió sus alas de par en par y las agitó hacia la copa del árbol y luego hasta el cielo. Cuando lo vieron las perdices, comenzaron a cacarear llenas de asombro. Muchas pensaron que se iba a caer. Pero el águila abrió sus alas y se elevó con la corriente de aire. Nunca más necesitó mirar hacia atrás. El águila ahora podía hacer lo que debía hacer… porque por fin supo quién era en realidad.

Dios nos da una nueva identidad cuando recibimos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador personal. Junto con él hemos recibido “todo lo que pertenece a la vida y a la piedad” por medio del Espíritu de Cristo que mora en nosotros (2 Pedro 1:3–4). Con esa nueva identidad podemos desarrollar un carácter semejante al de Cristo si confiamos en él para enfrentar nuestros problemas cotidianos. Dios dice que “Cristo en nosotros” provee la habilidad sobrenatural de vivir como él quiere que lo hagamos.

June Hunt, 100 Claves Bíblicas para Consejería, vol. 56 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 3–7.

Crisis de identidad (parte 1)

I. DEFINICIONES

Si alguien le preguntara: “¿Quién es usted?” ¿qué respondería? Muchos hacemos una descripción de nosotros mismos diciendo lo que hacemos, por ejemplo: “Soy maestra”, o “soy contador”.2 Otras personas invierten años de sus vidas estudiando genealogías tratando de llegar a sus raíces para determinar quiénes son a través de su descendencia familiar. Pero una etiqueta no será lo suficientemente fuerte cuando una situación de vida o muerte nos obliga a ver dentro de nuestro ser para saber quiénes somos en relación con Aquél que nos creó.

699568_201609172238390000001

A. ¿Cuál es su identidad?

• La identidad de una persona está basada en las características singulares de ella.
• La identidad incluye el carácter interno y la conducta externa, que se distinguen de todos los demás.
• La palabra identidad proviene del vocablo latino ídem, que significa “lo mismo”.3
• La conducta visible de la persona es un reflejo consistente de cómo es su carácter interno. Esto es lo que conforma su identidad.

“Como en el agua el rostro corresponde al rostro, así el corazón del hombre al del hombre”. (Proverbios 27:19)

“Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre”.
(Salmos 139:13)

B. ¿Cuál es la diferencia entre su identidad interna y la exterior?

• La persona visible que es usted
—Cómo lo conocen los demás

a. Por su personalidad
b. Por sus máscaras, pretensiones y apariencia exterior
c. Por sus acciones

“Aun el muchacho es conocido por sus hechos, si su conducta fuere limpia y recta”. (Proverbios 20:11)

• La persona real que hay en ustedcaptura-de-pantalla-2016-09-12-a-las-4-55-35-p-m
—Cómo lo conoce Dios

a. Por su naturaleza básica
b. Por su carácter
c. Por su sistema de valores

“Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; pero Jehová pesa los corazones”. (Proverbios 21:2)

C. ¿Qué es una crisis de identidad?

• Una crisis de identidad es un período difícil de transición, como sucede en la adolescencia o la media vida, cuando su yo visible entra en fuerte conflicto con su persona real, provocándole así mucho dolor, tristeza y el deseo de un cambio.5
—“¿Quién soy?”
—“¿Qué creo?”
—“¿Cuáles son los valores que deben regir mi vida?”
—“¿Qué quiero hacer con mi vida?”

“La necedad es alegría al falto de entendimiento; mas el hombre entendido endereza sus pasos”. (Proverbios 15:21)

• Una crisis de identidad es un período de profunda desilusión cuando su identidad se basa en un papel que ha jugado o una relación interpersonal que ha cambiado o que se ha roto.6
—Perder el trabajo
Su identidad era su profesión (un papel).
—Perder al cónyuge ya sea por muerte o por divorcio
Su identidad se encontraba en su cónyuge (una relación).
—El “nido vacío”
Su identidad era ser padre (un papel).
—Salir de un ambiente seguro
Su identidad se encontraba en sus amigos y familiares (una relación).
—La aparición de una incapacidad física
Su identidad era su habilidad de hacer algo (un papel).
—Perder a un amigo íntimo
Su identidad era un compañero amado (una relación).
—Una pérdida económica
Su identidad se encontraba en su estatus social (un papel).

“¿No es así que ni aun a mí mismo me puedo valer, y que todo auxilio me ha faltado?” (Job 6:13)

identidad

• Esa crisis de identidad puede ser una forma muy grave de confusión producto de un trauma en la niñez o por abuso sexual.

—Homosexualidad
(rechazar la sexualidad dada por Dios)
—Vestir en forma extraña o travestismo
(adoptar una identidad diferente para sentirse aceptado)
—Mentalidad de víctima
(sentirse sin valor en sus relaciones interpersonales)
—Desórdenes disociativos:

Amnesia:
(pérdida temporal de la memoria)
Fugarse:
(comenzar una nueva vida con una nueva identidad)
Desorden de personalidad múltiple:
(adoptar dos o más personalidades para lidiar con las demandas de la vida)

June Hunt, 100 Claves Bíblicas para Consejería, vol. 56 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 1–3.