HISTORIA DEL “SELFIE”

“Hoy, hace 11 años, ¡Britney & yo inventamos el selfie!”, escribió el domingo la modelo Paris Hilton en Twitter publicando dos fotos de ambas en 2006.

Pero como algunos de sus seguidores en la red social señalaron, ni Paris ni Britney tuvieron nada que ver con la invención del selfie, las fotos que se hace uno mismo.

De hecho, llegaron167 años tarde para hacer ese reclamo.

A continuación hacemos un repaso de cuándo nació el selfie y cómo evolucionó desde la invención de la fotografía.

1839 – El pionero

El selfie de Robert Corneluis.

Se cree que el selfie más antiguo es de Robert Cornelius, quien tomó esta imagen en 1839 cuando tenía de 30 años, en su tienda de lámparas en Filadelfia, Estados Unidos.

En la fotografía se lo puede ver con un rostro inseguro, pendiente de si lo estaba haciendo bien.

La tecnología de este entonces hizo que tuviera que estar de pie unos 15 minutos para poder tomar la foto.

1914 – Adolescentes en la vanguardia

“No, Paris Hilton. No inventaste el selfie. En realidad, Anastasia Romanov se tomó uno uno mucho antes de que aparecieras. Alrededor de 1914, en realidad”.

 

Los selfies del espejo.

Si bien la mayoría de nosotros los asociamos con los primeros años de la década del 2000, en realidad si retrocedemos 100 años encontramos los que hicieron en la realeza rusa.

La gran duquesa Anastasia Nikolaevna de Rusia, la hija menor del emperador, tomó esta foto a sus 13 años.

En una carta a su padre, escribió: “Tomé esta foto de mí misma mirando al espejo. Fue muy difícil ya que mis manos temblaban”

1920 – El selfie grupal

Celebramos #smday con una mirada hacia atrás al primer #selfie moderno de Byron Company, 1920“.

 

El fotógrafo de Nueva York Joseph Byron tomó un selfie en una azotea en 1920 con sus compañeros (aunque no todos parecen darse cuenta de dónde está la cámara).

La cámara era una caja grande y pesada, lo que explica por qué se necesitaron dos personas para sostenerla.

1939 – Las celebridades y sus selfies

Antes de que las estadounidenses Kim Kardashian y Kylie Jenner posaran en sus cuartos de baño para tomarse autorretratos, Frank Sinatra fue uno de los pioneros en este movimiento.

Esta foto fue sacada cuando el cantante tenía 23 años, justo antes de convertirse en un artista de fama mundial.

Sinatra se ve elegante con un sombrero y haciendo el signo de Ok.

1966 – Los antecedentes del Instagram

“Selfie cuando George Harrison tenía 23 años en un viaje al Taj Mahal, India, 1966”.

 

Seguramente conoces a alguna persona que viajó por Asia y documentó toda su experiencia a través de selfies.

Bueno, eso es lo que hizo el guitarrista de los Beatles George Harrison cuando fue a India en 1966.

Y además tomó las fotos con una lente ojo de pez.

Para ser justos, Harrison fue parte de una de las bandas que hizo la mejor música de la historia, así que no se lo puede culpar demasiado por sus fotos.

2002 – El invento de la palabra “selfie”

Los australianos son conocidos por acortar palabras agregándoles el sufijo: “-ie”: “barbie” o “tinnie”, son sólo algunos ejemplos.

Por lo tanto, no es sorprendente que el primer registro de la palabra, aparezca en un foro australiano en internet en 2002.

Un hombre llamado Nathan Hope publicó una foto de su labio en el cumpleaños 21 de su pareja y escribió: “Lo siento por el enfoque, era un selfie”.

2011 – El selfie del mono

Selfie de monoUn fotógrafo británico ganó una batalla legal de dos años contra PETA, un grupo internacional que defiende los derechos de los animales, por un “selfie” tomado por un mono.

 

Ese famoso selfie tomado por Naruto, el macaco negro con cresta, fue obra del fotógrafo David Slater, quien dejó que un grupo de monos jugaran con su cámara.

La foto se convirtió en el centro de una batalla legal sobre quién era el dueño de la imagen. Un tribunal de Estados Unidos dictaminó que Naruto no podía tener derechos de autor sobre su selfie, porque, claro, es un mono.

2013 – Selfie, la palabra del año

Definición de selfie en el Diccionario Oxford.Un autorretrato tomado con un teléfono inteligente o una cámara web y compartida en las redes sociales, es la definición de selfie del Diccionario Oxford.

 

Iba a suceder.

En un año donde los selfies con el Papa se volvieron virales y Barack Obama fue criticado por tomarse un selfie con David Cameron y el primer ministro danés Helle Thorning-Schmidt, el diccionario de inglés Oxford finalmente nombró “selfie” como la palabra del año.

2014 – Récord en internet

 

La presentadora de los premios Oscar en 2014, la estadounidense Ellen DeGeneres, dijo que quería tener la foto más retuiteada de todos los tiempos.

Posando con un grupo de estrellas que incluyó a Bradley Cooper, Jennifer Lawrence y Meryl Streep, rápidamente logró su objetivo.

DeGeneres mantuvo el récord durante tres años, hasta que un chico de 16 años la venció a principios de este año con unos nuggets de pollo.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-42060499

Anuncios

CONFLICTOS DE LA SOLTERÍA

soltero_signo_zodiacal

Aunque no es malo ser soltero, existen algunos conflictos emocionales que pueden afectarle.

A. Conflictos de identidad

“¿Quién soy?”

“No me identifico con los demás”.

“¿Cuál es mi propósito en la vida?”

“No tengo dirección”.

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. (Efesios 2:10)

B. Conflictos con la soledad

“No tengo contentamiento completo en las amistades”.

“Necesito compartir mi vida con alguien”.

“Me siento muy solo”.

“Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré”. (Hebreos 13:5)

C. Conflictos con el rechazo

“Nadie me quiere”.

“No pertenezco a nadie”.

“Tal vez nadie me desee”.

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él”. (1 Juan 3:1)

D. Conflictos con el temor

“Estoy desperdiciando mi vida”.

“Voy a pasar solo mi vejez”.

“No quiero que me hieran otra vez”.

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia”. (Isaías 41:10)

E. Conflictos con la amargura

“El mundo gira alrededor de los casados”.

“No estoy disfrutando lo mejor de la vida”.

“Tal vez Dios me esta castigando”.

“Porque sol y escudo es Jehová Dios; gracia y gloria dará Jehová. No quitará el bien a los que andan en integridad”. (Salmo 84:11)

F. Conflictos con la sexualidad

“La relación sexual es la única forma de tener intimidad con alguien”.

“No sé qué hacer con mis deseos sexuales”.

“Me estoy perdiendo del placer sexual”…

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. (Romanos 12:1)

G. Conflictos de autoestima

“No me siento importante”.

“Tal vez no valgo gran cosa”.

“No soy digno de ser amado”.

“Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable”. (Isaías 43:4)

June Hunt, 100 Claves Bíblicas Para Consejería, vol. 89 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 3–4.

PRINCIPALES CAUSAS DE PROBLEMAS EN LOS ADOLESCENTES

A. Dependencia mal canalizada de los adolescentes

Los padres enfrentan la importante tarea de ayudar a sus hijos a transferir su dependencia de ellos para que aprendan a depender de Dios. Si este cambio no se consolida en los primeros años de la adolescencia, los adolescentes buscan la satisfacción de sus necesidades en el alcohol, las drogas, los amigos, la moda, los deportes, el sexo, los autos, la ropa, la música, las buenas calificaciones y hasta en las religiones ritualistas. En vez de depender de Dios, dirigen mal su dependencia. Quedan atrapados, porque buscan las cosas correctas en los lugares equivocados.crisis02

La búsqueda de amor

• Los adolescentes con una dependencia mal canalizada dicen:

“No puedo vivir sin mis amigos”.

“Tengo que ser aceptado por el sexo opuesto”.

“Necesitan decirme que me aman”.

“Debo tener relaciones sexuales para sentirme amado”.

La búsqueda de reconocimiento

• Los adolescentes con una dependencia mal canalizada dicen:

“Tengo que salir con alguien bien parecido”.

“Tengo que destacar en los deportes”.

“Tengo que tener mi propio auto”.

“Tengo que ser el mejor alumno”.

La búsqueda de seguridad

• Los adolescentes con una dependencia mal canalizada dicen:

“Tengo que ser verdaderamente popular”.

“Tengo que encajar en el grupo”.

“Tengo que pertenecer al club social correcto”.

“Tengo que tener mis propias cosas”.

Búsqueda de amor

• Los adolescentes que dependen de Dios dicen:

“Necesito tener una relación personal con Jesús como Señor, Salvador y amigo”.

“Necesito darme cuenta que soy aceptado por Dios y que tengo su aprobación”.

“Necesito saber que soy amado por Dios tal como soy, sin importar nada más”.

“Necesito amigos cristianos que me expresen el amor de Dios de manera integral y tangible”.

“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado”. (Juan 15:12)

En busca de reconocimiento

• Los adolescentes que dependen de Dios dicen:

“Necesito saber que tengo un valor dado por Dios”.

“Necesito darme cuenta de que fui creado por Dios y que él tiene un propósito para mi vida”.

“Necesito comprender que Dios me dará más responsabilidades en la medida en que sea fiel en las cosas pequeñas”.

“Necesito confiar en que Dios va a trabajar a través de mí para llevar a cabo todos sus planes para mí”.

“Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que me favorece”. (Salmos 57:2)

En busca de seguridad

• Los adolescentes que dependen de Dios dicen:

“Necesito darme cuenta de que soy un hijo de Dios y de que pertenezco a la familia de Dios”.

“Necesito ser disciplinado y no ceder a la atracción del mundo, la carne y Satanás”.

“Necesito ver las verdades de Dios como límites benévolos”.

“Necesito comprender que el Señor nunca me dejará ni me abandonará”.

“En el temor de Jehová está la fuerte confianza; y esperanza tendrán sus hijos”. (Proverbios 14:26)

B. La raíz del conflicto interno de los adolescentes

A los niños se les dice lo que deben pensar y hacer, son dirigidos por las actitudes y acciones de sus padres. En la adolescencia, se desafía la autoridad paterna. Los adolescentes son fuertemente influenciados por las actitudes y acciones de sus compañeros. Rechazan la idea de que sus padres son poseedores de “la” verdad y comienzan a buscar su propia verdad. Para ellos es fundamental la aceptación y aprobación de otros.

Creencia Equivocada:

“Ser aceptado por otros es más importante que hacer lo correcto”. “Quiero vivir a mi manera según mi propia verdad”

Creencia correcta:

“Me gustaría ser aceptado por otros, pero a la vez quiero ser una persona de carácter, capaz de decir “no” cuando me pidan que haga algo incorrecto. Cristo vive en mí y mi vida estará completa si escojo su camino y verdad.

June Hunt, 100 Claves Bíblicas Para Consejería, vol. 7 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 6–8.

EL PODER DE UNA MENTE LIMPIA

original.jpg

Las facultades mentales dependen de la salud.–La salud es una bendición cuyo valor pocos aprecian; no obstante, de ella depende grandemente la eficiencia de nuestras facultades mentales y físicas. Nuestros impulsos y pasiones tienen su asiento en el cuerpo, y éste debe ser mantenido en la mejor condición física y bajo las influencias más espirituales a fin de dar el mejor uso a nuestras aptitudes. Todo lo que merma la fuerza física, debilita la mente y la hace menos capaz de discernir entre el bien y el mal.–MJ 233(1912).

Todas las facultades pueden ser cultivadas.–Muchos no están haciendo la mayor suma de bien, porque ejercitan el intelecto en una dirección y descuidan de dar atención esmerada a aquellas cosas para las cuales piensan que no se adaptan. Dejan así dormir algunas facultades débiles, porque la obra que las ejercitaría, y por consiguiente las fortalecería, no les agrada. Deben ejercitarse y cultivarse todas las facultades de la mente. La percepción, el juicio, la memoria y todas las potencias del raciocinio deben tener igual fuerza a fin de que la mente esté bien equilibrada.–JT 1:290 (1872).

No descuidemos las facultades débiles.–Es agradable, pero no muy provechoso, ejercer aquellas facultades que son por naturaleza más fuertes, mientras descuidamos las débiles, que necesitan ser fortalecidas. Las facultades más débiles deben recibir cuidadosa atención, a fin de que todas las potencias del intelecto queden bien equilibradas y hagan su parte como una maquinaria bien regulada.

Dependemos de Dios para la preservación de todas nuestras facultades. En su relación con Dios, los cristianos se hallan en la obligación de educar su mente de manera que todas las facultades queden fortalecidas y se desarrollen más plenamente. Si descuidamos esto, nunca alcanzarán aquellas el propósito para el cual fueron destinadas. No tenemos derecho a descuidar ninguna de las facultades que Dios nos ha dado.

Vemos monomaníacos en todas partes. Con frecuencia son cuerdos acerca de todos los temas menos uno. La razón de ello es que un órgano de la mente se ejercitó especialmente mientras se dejó dormir a los demás. El que estuvo en constante uso se gastó y enfermó, y el hombre naufragó. Dios no fue glorificado por esta conducta. Si el hombre hubiese ejercitado de igual manera todos los órganos, éstos habrían alcanzado un desarrollo sano; no se habría impuesto todo el trabajo a uno y por lo tanto, ninguno se habría arruinado.–JT 1:291 (1872).

La mente se estimula cuando tiene un propósito.–Deberíamos tener un objetivo, un propósito en la vida. Si no hay propósito, hay inclinación a la indolencia; pero donde hay en vista un objetivo suficientemente importante, todas las facultades de la   p 251  mente se pondrán en espontánea actividad. Para lograr el éxito en la existencia, los pensamientos deben estar permanentemente fijos en el objeto de la vida, y no se los debe dejar vagar, ni que se ocupen en cosas sin importancia, ni que se satisfagan con una ociosa meditación contemplativa, que es el resultado de esquivar la responsabilidad. La edificación de castillos en el aire deprava la mente.–2T 429 (1870).Dollarphotoclub_63549490.jpg

El estómago sobrecargado debilita las facultades mentales.–Generalmente no se enseña a los niños la importancia de cuándo, cómo y qué deben comer. Se les permite satisfacer sus gustos a voluntad, comer a toda hora, servirse fruta cuando les da la gana, y esto, acompañado de pasteles y tortas, pan, mantequilla y fiambres que consumen constantemente, los vuelve golosos y dispépticos. Los órganos digestivos, como molino que se hace trabajar sin cesar, se debilitan, se exige la fuerza vital del cerebro, para que auxilie al estómago en su recargo de trabajo, y así las facultades mentales se debilitan. El estímulo anormal y el desgaste de las fuerzas vitales los vuelve nerviosos, impacientes por la restricción, dominados por su voluntad e irritables.–CRA 215 (1877).

El desarrollo como resultado del esfuerzo.–Debe enseñarse a los niños que el desarrollo tanto de las facultades mentales como de las físicas depende de ellos; es el resultado del esfuerzo.–CN 191 (1882).

Leyes inmutables.–Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental. El poder intelectual, la fuerza física y la longevidad dependen de leyes inmutables.–CRA 33 (1890).

La mente se fortalece cuando se la trata correctamente.–Los que desempeñan cargos de confianza deben hacer diariamente resoluciones de gran trascendencia. A menudo deben pensar con rapidez, y esto sólo pueden hacerlo con éxito los que practican la estricta templanza. La mente se fortalece con las facultades físicas e intelectuales. Si el esfuerzo no es demasiado grande, cada nueva tarea añade nuevo vigor.

No obstante, muchas veces el trabajo de los que tienen planes de acción importantes que estudiar y decisiones no menos importantes que tomar, queda siniestramente afectado por un régimen alimentario impropio. El desarreglo del estómago perturba la mente. A menudo causa irritabilidad, aspereza e injusticia. Más de un plan de acción que hubiera podido ser beneficioso para el mundo se ha desechado; más de una medida injusta, opresiva y aun cruel ha sido llevada a cabo en consecuencia de un estado morboso proveniente de hábitos dietéticos erróneos.–MC 238 (1905).

Hay que evitar el exceso de trabajo.–He oído acerca de muchos obreros cuya salud se está quebrantando debido a la presión de las cargas que llevan. Esto no tiene por qué ser así. Dios desea que recordemos que somos mortales. No debemos abarcar demasiado en nuestra obra. No debemos mantenernos bajo tal presión que nuestras facultades físicas y mentales lleguen a agotarse. Se necesitan más obreros a fin de quitar algunas de las cargas de los que ahora las soportan pesadamente.–Ev 479 (1904).

Viviendo dos años en uno solo.–Al alumno que desea realizar en un año el trabajo de dos años, no se le debe permitir salirse con la suya. Pretender realizar un doble trabajo significa, para muchos, recargar en exceso la mente y descuidar el ejercicio físico. No es razonable suponer que la mente puede asimilar una provisión excesiva   p 252  de alimento mental; y recargar la mente es un pecado tan grande como recargar los órganos digestivos.–CM 282 (ed. PP); 227 (ed. ACES) (1913).

El estudio excesivo debilita el dominio propio.–El exceso de estudio, al incrementar la afluencia de sangre al cerebro, produce una excitación enfermiza que tiende a debilitar el dominio propio, y con demasiada frecuencia da lugar al impulso o al capricho.* De ese modo se abre la puerta a la impureza. El uso indebido o la falta de uso de las facultades físicas es, en gran medida, la causa de la corriente de corrupción que se extiende por el mundo. La “soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad” son enemigos tan fatales del progreso humano en esta generación, como cuando causaron la destrucción de Sodoma.–Ed 209 (1903).

Variemos los temas de los pensamientos.–Cuando se persiste exclusivamente en una determinada línea de pensamiento, a menudo la mente se desequilibra. Pero pueden emplearse sin peligro todas las facultades si se ejerce equilibrio en el uso de las aptitudes físicas y mentales y si los temas de pensamiento son variados.–Ed 209 (1903).

No hay que descuidar el estudio de las ciencias.–Si comprendiéramos plenamente nuestras oportunidades y privilegios, se podría llevar a cabo mucho más en la obra de la autoeducación. La verdadera educación significa más que lo que los colegios pueden dar. Aunque no se debe descuidar el estudio de las ciencias, existe una preparación más elevada que ha de obtenerse mediante una relación vital con Dios. Tome cada estudiante su Biblia y póngase en comunión con el gran Maestro. Edúquese y disciplínese la mente para luchar con problemas arduos en la búsqueda de la verdad divina.–PVGM 269 (ed. PP); 234 (ed. ACES) (1900).

El aire impuro afecta las facultades mentales.–Muchos se quejan continuamente de diversas indisposiciones, y sufren a causa de ellas. Esto ocurre casi siempre porque no trabajan prudentemente ni observan las leyes de la salud. Pasan mucho tiempo dentro de la casa, en habitaciones calefaccionadas llenas de aire impuro. Ahí se dedican con ahínco a estudiar o a escribir, sin hacer mucho ejercicio físico y con poco cambio de actividad. Como consecuencia de ello la sangre circula con lentitud y las facultades de la mente se debilitan.–T 4:264 (1876).

Evitemos las prácticas que debilitan.–Toda costumbre que tiende a debilitar la fuerza física o mental incapacita al hombre para el servicio a su Creador.–CS 527 (1885).

Cómo conservar las facultades mentales.–El que cultiva la sencillez en todos sus hábitos, reprimiendo el apetito y controlando las pasiones, puede preservar la fortaleza, la actividad y el vigor de sus facultades mentales. Estas estarán prontas para percibir cualquier cosa que demande pensamiento o acción, serán agudas para discriminar entre lo santo y lo impío, y estarían listas para ocuparse de todo lo que sea para la gloria de Dios y el beneficio de la humanidad.–CBA 2:1000 (1881).

La corriente eléctrica afecta los poderes vitales.–La inacción física no sólo disminuye el poder mental, sino también el moral. Los nervios del cerebro, que conectan todo el organismo, constituyen el medio por el cual el cielo se comunica con el hombre y afecta la vida íntima. Todo lo que perturbe la circulación de la corriente eléctrica   p 253  en el sistema nervioso, debilitando así las facultades vitales y disminuyendo la sensibilidad mental, dificulta la tarea de despertar la naturaleza moral.–Ed 209 (1903).

Pensamiento independiente y discriminación moral.–La educación que consiste en adiestrar la memoria tiende a desalentar la reflexión personal, ejerce una influencia moral que se aprecia demasiado poco. Al renunciar el estudiante a la facultad de razonar y juzgar por sí mismo, se incapacita para distinguir la verdad y el error, y es fácil presa del engaño. No cuesta inducirlo a seguir la tradición y la costumbre.–Ed 230 (1903).

Preparados para lograr la más elevada eficiencia.–Tanto las facultades físicas como las mentales, con sus afectos, deben ser preparadas para alcanzar la más elevada eficiencia.–Folleto The Circulation of Our Health Journals [La circulación de nuestras revistas de salud], p. 1, 1901 (CH 445).

El estudio de la naturaleza fortalece el carácter.–En estas lecciones que se obtienen directamente de la naturaleza hay una sencillez y una pureza que las hace del más elevado valor. Todos necesitan las enseñanzas que se han de sacar de esa fuente. Por sí misma, la hermosura de la naturaleza lleva al alma lejos del pecado y de las atracciones mundanas y la guía hacia la pureza, la paz y Dios. Demasiado a menudo las mentes de los estudiantes están ocupadas por las teorías y especulaciones humanas, falsamente llamadas ciencia y filosofía. Necesitan ponerse en íntimo contacto con la naturaleza. Aprendan ellos que la creación y el cristianismo tienen un solo Dios. Sean enseñados a ver la armonía de lo natural con lo espiritual. Conviértase todo lo que ven sus ojos y tocan sus manos en una lección para la edificación del carácter. Así las facultades mentales serán fortalecidas, desarrollado el carácter, y ennoblecida la vida toda.–PVGM 14 (1900).

El estudio de la Biblia da poder a la mente.–Los que desean ardientemente obtener conocimiento para ser una bendición a sus semejantes, recibirán ellos mismos la bendición de Dios.* Mediante el estudio de su Palabra sus facultades mentales serán despertadas a una actividad fervorosa. Se producirá una expansión y un desarrollo de las facultades, y la mente adquirirá poder y eficiencia.–PVGM 269 (ed. PP); 234 (ed. ACES) (1900).

La conversión elimina las tinieblas de la ignorancia.–En la Biblia se revela la voluntad de Dios. Las verdades de la Palabra de Dios son la expresión del Altísimo. El que convierte esas verdades en parte de su vida llega a ser en todo sentido una nueva criatura. No recibe nuevas facultades mentales; en cambio, desaparecen las tinieblas que debido a la ignorancia y el pecado entenebrecían su entendimiento. “Te daré un corazón nuevo” quiere decir: “Te daré una mente nueva”. Al cambio de corazón lo acompaña siempre una clara convicción del deber cristiano, y la comprensión de la verdad. El que con oración da atención estricta a las Escrituras tendrá conceptos claros y juicios sanos, como si al volverse hacia Dios hubiera alcanzado un plano superior de inteligencia.–MeM 24 (1913).

 

Elena G. de White, Mente, Carácter Y Personalidad: Tomos 1 Y 2 (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1977), 250–253.

ESCUCHEN A LOS ANCIANOS (parte 2)

Tentaciones

Ejerzan una incesante vigilancia contra los peligros y tentaciones que les rodean y que, sin duda, les asaltarán. Aunque estos peligros son demasiados para ser enumerados en detalle, quiero mencionar algunos de ellos. Guárdense diligentemente contra todo lo que les conduzca a la infidelidad. Rechacen desde el principio los pensamientos de incredulidad y las dudas. Aun si este sistema infiel fuera verdadero, no les promete ningún consuelo y no puede, en modo alguno, serles útil. Pero la mejor seguridad será estudiar con diligencia las pruebas de la religión, y estar preparados para responder a los reparos de la infidelidad en cada punto. Lean a los mejores escritores sobre este tema, y que su fe descanse sobre el firme terreno de la evidencia.

Otro peligro contra el que han de estar vigilantes, es el de los placeres, los placeres de los sentidos. Las diversiones de este mundo, por inocentes que puedan parecer, están llenas de peligros ocultos. Estas escenas van animando los espíritus y excitando la imaginación, hasta que acallan la razón y la conciencia y se olvida el verdadero propósito de la vida. Por amor al placer, se descuida todo lo que es importante y sagrado, y la parte más valiosa de la vida humana se derrocha en compromisos improductivos. Tengan pues cuidado con la vorágine del libertinaje y, en especial, no se acerquen al abismo de los excesos en la bebida. Por este terreno resbaladizo, han caído muchas personas fuertes y nunca se han levantado.

Los trofeos de este vicio insidioso y destructivo están desparramados por todas partes, y los sabios y los buenos han llegado a la conclusión de que la única salvaguarda eficaz contra este enemigo es una decidida y persistente abstinencia de las bebidas alcohólicas. Busquen la felicidad, queridos jóvenes, en la consecución de objetos útiles y en el desempeño del deber. Entonces, estarán seguros y no tendrán ninguna razón para envidiar a los adoradores del placer sensual.

Elderly man with massive glasses isolated on white background

Control de la lengua

Un consejo semejante al que acabamos de considerar es «CONTROLEN LA LENGUA». Es probable que se cometan más pecados y se haga más daño por un mal uso de este pequeño miembro, que por ningún otro medio. La facultad del habla es una de las más útiles con que Dios nos ha dotado, pero es sumamente susceptible de ser mal utilizada. La Escritura llama, por tanto, «varón perfecto» (Stg 3:2) al hombre que es capaz de dominar la lengua, y afirma también que «si alguno se cree religioso… y no refrena su lengua… la religión del tal es vana» (Stg 1:26). Las palabras que pronunciamos son una exacta indicación del estado moral de nuestra mente. «Porque por tus palabras —dice nuestro Señor— serás justificado, y por tus palabras serás condenado» (Mt 12:37). Los pecados de la lengua no solo son más numerosos que los demás, sino que algunos de ellos son los más horribles que el ser humano puede cometer (el pecado que no tiene perdón, es un pecado de la lengua).

No es solo que debemos evitar toda profanidad, obscenidad y falsedad, sino que debemos esforzarnos constantemente para que nuestra conversación sea útil. Estén siempre dispuestos a comunicar conocimiento, a sugerir ideas provechosas, a recomendar la virtud y la religión, a reprender el pecado, y a dar gloria a Dios. Tengan cuidado de hablar mal de otras personas. El hábito de la detracción es uno de los peores que pueden contraer y señala siempre la presencia de un corazón envidioso y maligno. En lugar de prostituir este miembro activo y útil usándolo para la calumnia, utilícenlo para defender al inocente y al que sufre.

Permítanme sugerir las siguientes breves reglas para el control de la lengua:

  • Eviten la locuacidad. «En las muchas palabras no falta pecado» (Prov 10:19). Si no tienen nada que comunicar que pueda ser útil, guarden silencio.
  • Piensen antes de hablar. Cuántas angustias y dolorosas experiencias se evitarían obedeciendo este simple precepto.
  • Sean especialmente cautelosos en lo que respecta a decir cualquier cosa en forma de promesa, sin haberlo considerado con atención.
  • Sean escrupulosamente cuidadosos con la verdad, hasta en los detalles más pequeños y en todo lo que dicen.
  • Nunca digan cosas que puedan suscitar algún tipo de mal sentimiento en la mente de otras personas. Estén siempre dispuestos a expresar buenos sentimientos, especialmente los que puedan ser útiles para los jóvenes.
  • Escuchen respetuosamente las opiniones de los demás, pero nunca se olviden de dar testimonio, de manera modesta pero firme, contra el error. «Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes». (Col 4:6; Ef 4:29)

Una buena conciencia

Mantengan una buena conciencia. Aunque la maldad no tuviera otro castigo que las punzadas de la conciencia que siguen a las malas acciones, ello sería razón suficiente para que cualquier persona evitara aquello que produce tanto dolor. No hay sufrimiento de la mente humana tan intolerable e irremediable como el remordimiento de la conciencia. Un sufrimiento que se aviva cada vez que la persona trae a su mente la acción cometida. Es cierto, la conciencia, por medio del error y reiterada resistencia a sus dictados, puede llegar a insensibilizarse, «cauterizada como con un hierro incandescente», pero esta aparente muerte de la sensibilidad moral no es sino un adormecimiento. Cuando menos se espera y en circunstancias de lo más inoportuno, la conciencia puede despertar y ejercer un poder más intenso que nunca. Aunque por largos años parecía no registrar los pecados cometidos, ahora la conciencia demanda e impone su consideración.

ancianos 3Los hermanos de José parecían haber olvidado su conducta desnaturalizada y cruel al venderle como esclavo a un país extranjero; sin embargo, tras muchos años se encontraron en aquella misma tierra, rodeados de dificultades y peligros, y el recuerdo de su pecado se precipitó dolorosamente en su mente y les arrancó confesiones de culpabilidad. «Dios —dijeron— ha hallado la maldad de tus siervos» (Gn 44:16). «Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia» (Gn 42:21).

Las personas pretenden a menudo escapar de las punzadas de una conciencia culpable trasladándose a otro lugar, pero este remedio es inefectivo. El transgresor puede cruzar el océano, atravesar las montañas más elevadas o esconderse en los oscuros recovecos del desierto, pero no puede huir ni ocultarse eficazmente de su torturador. En algunos casos, la agonía del remordimiento se ha hecho tan intolerable, que quienes han cometido actos muy perversos han preferido «el suicidio, y la muerte» a una desdichada existencia, y se han precipitado a la presencia de su juez antes de que este les llamara. Y en otros casos, personas que han cometido delitos de sangre han encontrado tan intolerable la angustia del remordimiento que se han entregado voluntariamente a la justicia y con una confesión abierta se han declarado culpables, cuando no había testigos humanos que pudieran demostrar su culpa.

Pero ¿quién hay que no haya cometido pecados, cuyo recuerdo le cause un terrible dolor? Y a menudo, cuando miramos atrás, tales actos se oponen obstinadamente a nuestro descanso. Ningún esfuerzo por nuestra parte puede borrar estas cosas de la memoria. Aunque procuremos apartar los ojos de estos desagradables recuerdos, la dolorosa imagen regresa de nuevo, y aquellas personas cuya conciencia no está cauterizada, se sienten perseguidas por la culpa, como por un fastidioso espíritu. Sus pecados les encuentran y les miran de frente, cuando el peligro amenaza o les sorprende la calamidad. No es fácil explicar por qué nuestra sensibilidad moral es unas veces mucho más intensa que otras; pero es un hecho patente, del que posiblemente todos somos conscientes.

Puede, sin duda, existir una morbosa forma de sensibilidad, una irracional y atemorizada aprensión de la conciencia, que es una enfermedad verdadera y preocupante, y solo remite a base de remedios físicos juiciosamente aplicados. La depresión no es fruto de impresiones religiosas, sino uno de los más infelices estados de la mente, producidos por una perturbación del organismo físico, y que hace que quien lo padece fije sus pensamientos en las cosas más terribles y sombrías. Lo mismo se aplica a la demencia. Muchas personas albergan fuertes prejuicios contra la religión experimental, puesto que consideran que esta pone en peligro la razón, y hace enloquecer a las personas tímidas y deficientes mentalmente.

No hay duda de que cualquier emoción o pasión intensa puede, cuando hay una predisposición a la enfermedad, perturbar el normal ejercicio de la razón. Decir, sin embargo, que este peligro es mayor en las personas profundamente religiosas que en las demás, carece por completo de fundamento. Puede concederse que el fanatismo puede derivar hacia la demencia. De hecho, estoy convencido desde hace tiempo que el fanatismo, especialmente en sus formas más moderadas, no es sino una especie de demencia. No tengo otra hipótesis para explicar las opiniones y conducta de algunas personas que se han apartado por los excesos del entusiasmo. ¿Pero acaso la mejor forma de guardarnos contra esta clase de trastorno mental es el rechazo de lo religioso, y el abandono a los vicios y la infidelidad? ¡De ningún modo! Quienes se refugian en estas cosas descubren que son «refugios de la mentira» (Is 28:17). El único remedio eficaz contra el sufrimiento de una mente perturbada y una conciencia culpable es la verdadera religión. Para esta herida, el bálsamo de Galaad es el único medicamento que ha demostrado ser eficaz. Aquellas personas que pueden apreciar una esperanza viva y feliz más allá de la muerte, que ven a Dios como un Padre con quien están reconciliados, y que sienten benevolencia hacia todos los seres humanos, tienen sin duda en ellos mismos los ingredientes de una paz mental permanente.

Cuando les aconsejo, queridos jóvenes, que mantengan una buena conciencia, quiero decir, que deben, en primer lugar, esforzarse por obtener esta inestimable bendición por la aplicación de «la sangre rociada» (Heb 12:24). Hasta que el alma ha sido justificada y el pecado perdonado, no puede haber verdadera paz de conciencia. Mientras las demandas de la ley siguen sin cumplirse y esta dicta contra nosotros el castigo que merecen nuestros pecados, ¿qué hay en el universo que pueda darnos paz? Sin embargo, cuando, por la fe, el alma hace suya la expiación y ve que esta cumple todas las demandas de la ley, y que la cruz, no solo satisface la justicia, sino que la ilustra gloriosamente, la persona siente un inmediato alivio de la agonía de la culpa y su ser se llena de la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento. El gran secreto de la verdadera paz es, pues, una fe viva en la sangre de Cristo. Pero si quieren mantener una conciencia pura y disfrutar la paz, no solo deben obtener el perdón de los pecados pasados, sino procurar también no pecar más en el futuro. La ley de Dios es muy amplia y si queremos mantener la paz de conciencia, hemos de adaptar nuestras acciones a sus preceptos con santa y persistente diligencia.

Una buena conciencia es siempre una conciencia iluminada. El error puede llevar a un hombre a creer que está sirviendo a Dios, cuando en realidad, está persiguiendo a su pueblo; pero esta persona no tiene una buena conciencia. Alguien puede obrar muy concienzudamente y, al mismo tiempo, de manera muy perversa. Supongo que los adeptos de las supersticiones más absurdas y perversas actúan según los dictados de su conciencia cuando sacrifican seres humanos y exponen a la muerte a sus hijos o a ellos mismos; pero ¿quién diría que es buena una conciencia que permite estas cosas? El conocimiento de la verdad está, pues, en el fundamento de una buena conciencia. No hay nada tan importante para el hombre como la verdad, por lo cual la Escritura dice, «compra la verdad y no la vendas» (Pr 23:23).

Pero muy a menudo no se atiende a la conciencia cuando esta dicta correctamente lo que debe hacerse o evitarse. Hostigados por las urgencias de nuestros apetitos, la tormenta de las pasiones y el incesante ajetreo del mundo, no prestamos atención a los susurros de la conciencia. En muchos casos en que las personas obran mal, estas tienen un presentimiento de que lo que pretenden hacer no es correcto o, al menos, una sugerencia de que deberían inquirir y considerar cuál es su deber. Algunas personas que son muy concienzudas en cuestiones importantes, parecen no tener discernimiento moral en otras relativamente menores.

El hábito de consultar el sentido moral de todas las cosas es de gran importancia. Antes de actuar, consideren lo que van a hacer y tengan cuidado de la falsa coloración que la pasión y los intereses personales introducen en los temas de nuestro deber. Apóyense en lo seguro. Cuando tengan dudas sobre el carácter de una determinada acción, no se aventuren; antes de llevarla a cabo estén plenamente convencidos en su mente, «porque todo lo que no proviene de fe es pecado» (Ro 14:23). Algunas personas son muy concienzudas y puntillosas acerca de pequeños detalles, pero negligentes sobre las cuestiones más importantes de la ley. Así es la conciencia de los hipócritas. Otros tienen una conciencia que les molesta, porque nunca han examinado y limpiado completamente la infectada herida de la culpa, sino que tan solo la han tratado de manera superficial. Su arrepentimiento no ha sido suficientemente profundo ni completo; siguen tolerando pecados secretos. Mientras esta sea la situación es imposible tener una buena conciencia. El remedio que Dios prescribe es un sincero arrepentimiento, humillación y confesión y donde faltan estas cosas la conciencia no estará en paz.

Sea cual sea la dolencia o defecto moral que nos envuelve, es algo que Dios aborrece y que contrista a su Espíritu Santo. Dios nos deja justamente en una situación de oscuridad, esterilidad y sufrimiento, puesto que no hemos deseado verdaderamente ser liberados del pecado, sino que le presentamos vanas excusas por nuestras faltas. En este caso les aconsejo que busquen, especialmente, la obra del Santo Consolador. Solo mediante su divina influencia podrán mantener una buena conciencia. Y si se dan cuenta de que han contristado al Espíritu y que carecen de su consuelo, no descansen hasta experimentar nuevamente la paz y el gozo, que son fruto de su morada en nosotros.

 

Fuente:
A. Alexander, Consejos de los ancianos a los jóvenes, ed. Guillermo Powell, trans. Pedro L. Gómez (Bellingham, WA: Editorial Tesoro Bíblico, 2016).

ESCUCHEN A LOS ANCIANOS (parte 1)

Buenos hábitos

Presten atención a la formación de buenos hábitos. Casi todos los hábitos permanentes se forman en la juventud; y estos forman, a su vez, el carácter del hombre a lo largo de la vida. Creo que es Paley, quien observa que de cada diez acciones que realizamos, nueve proceden de nuestros hábitos y solo una es fruto de una deliberación. Poco comprenden los jóvenes las cruciales consecuencias de muchas de las acciones que repiten con más frecuencia. Algunos hábitos son simplemente inconvenientes, pero no tienen significación moral; otros, sin embargo, afectan a los principios de nuestra conducta, y resultan en fuentes de bien o mal, en un grado incalculable. En cuanto a los primeros, deben evitarse, como cosas que afectan a nuestro bienestar y acaban afectando nuestra utilidad; pero los últimos deberían desaprobarse como prácticas que ponen los cimientos de un carácter impío y obstaculizan cualquier avance mental y moral.

Buenas compañías

Sean específicos y selectivos en lo que respecta a la compañía de que se rodean y a las amistades que forman. Como dice el proverbio, «dime con quién andas y te diré quién eres». «Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres» (1 Co 15:33). Los vicios se propagan más fácilmente por medio de compañías inadecuadas, que por ningún otro medio. Igual que una oveja apestada contagia su enfermedad a todo el rebaño, un pecador causa a menudo una gran destrucción corrompiendo a los jóvenes que caen bajo su influencia. Cuando las personas perversas poseen ingenio y capacidades de seducción, su conversación se hace especialmente peligrosa para los jóvenes. Les rogamos, queridos jóvenes, que no desarrollen relaciones cercanas con ninguna persona cuyos principios sean sospechosos. La amistad con personas libertinas es sumamente peligrosa. No escuchen sus hermosos discursos y cálidas profesiones de afecto. Huyan de ellas como de la peste. No se relacionen estrechamente con tales personas. No piensen en darles su abrazo, más de lo que se lo darían a una víbora. No miren su belleza, ni permitan que les cautiven sus seductores ademanes y palabras. Bajo estas falsas apariencias acecha un destructivo veneno.

«No os unáis en yugo desigual con los incrédulos» (2 Co 6:14), es la exhortación de la Escritura. ¿Y qué puede ser más impropio e incongruente, que una mujer tierna y virtuosa unida indisolublemente a un hombre libertino y sin principios? ¿O un buen hombre casado con una mujer carente de devoción y virtud? Tengan, por tanto, especial cuidado en la adquisición de compromisos para toda la vida. Relaciónense con personas sabias y buenas, y estas relaciones les harán más sabios y mejores.

Buena reputación

Esfuércense por adquirir y mantener una buena reputación. «De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas» (Pr 22:1). Una fortuna perdida puede recuperarse, pero no una buena reputación. Muchas veces, sin pensarlo, los jóvenes están poniendo el fundamento de una reputación poco envidiable. Ni se les pasa por la cabeza que el carácter que desarrollan en la escuela o en la universidad les acompañará, posiblemente, toda la vida. El joven conocido por sus mentiras, picardías, falsedades, etc., cuando sea adulto, inspirará desconfianza a quienes le conocen. Las manchas de carácter no se lavan con facilidad. En el caso de un joven varón, las faltas y locuras de juventud, aun mucho después de cometidas, pueden ser recordadas y traerle confusión y dolor. Y especialmente el carácter femenino es primoroso y delicado. Con frecuencia un pequeño grado de imprudencia por parte de una joven pondrá un estigma en su reputación que ninguna sobriedad posterior podrá borrar completamente.

No quiero decir que los jóvenes deban perseguir un falso sentido del honor, que les lleve a luchar y batirse por su reputación. Ningún hombre ha conseguido o acrecentado nunca una buena reputación derramando la sangre de un ser humano. La clase de honor de que estamos hablando debe surgir de una persistente vida de buenas obras. Valoren esta clase de vida, como un bien inestimable para su propia paz y como un poderoso medio de utilidad. La forma más potente y eficaz de ser útiles como seres humanos es la influencia, y esta depende por completo de la reputación.

Economía

Administren sus intereses materiales con ahorro y discreción. Eviten la imprudencia, el bochorno y la humillación de contraer deudas. Conduzcan sus negocios con atención y diligencia; y mantengan sus cuentas en tal estado, que no tengan dificultades para averiguar el verdadero estado de sus asuntos. A menudo sin pretenderlo, algunos hombres acaban siendo injustos y destructivos con los demás, simplemente por gestionar sus negocios de forma confusa y negligente. Después de un tiempo, esta clase de persona siente una invencible aversión a realizar un examen meticuloso de sus negocios. Cierra los ojos al desastre que está trayendo sobre sí mismo, y se precipita despreocupadamente por el camino que los hábitos o costumbres han hecho agradable. Cuando, finalmente, llega una situación que le obliga a adoptar alguna medida para salir de las dificultades que él mismo ha provocado, siente la fuerte tentación de recurrir a métodos que no son estrictamente honorables. Se convence a sí mismo de que, si puede salvar su reputación en esta situación, podrá reconducirlo todo con diligencia y buena suerte y evitar que sus amigos sufran por su culpa. Sin embargo, estos esfuerzos por recuperar el terreno perdido resultan normalmente ineficaces y hacen la situación de la persona más complicada que antes. Se da cuenta, finalmente, que se hunde y este descubrimiento produce a menudo una desesperada imprudencia. Sus deudas se hacen cada vez más cuantiosas y a menudo arrastra a la destrucción, no solo a su familia, sino también a algunos de sus amigos que confiaban demasiado incondicionalmente en su veracidad e integridad.

Sucede también muy a menudo que, para sostener a su familia desprotegida, quienes han fracasado en los negocios recurren a medios que un sano juicio moral nunca aprobaría. La tentación que, en estos casos, genera el tierno amor de la esposa y los hijos, es sin duda muy fuerte, pero no invencible. En el mundo de los negocios, hay numerosos ejemplos de nobleza, honra y la más estricta integridad de hombres que habrían podido defraudar a sus acreedores o implicar profundamente a sus amigos, pero decidieron más bien mirar de frente a la pobreza y ver a sus amadas familias descender de una posición holgada al valle de la oscuridad, antes que realizar algún acto deshonroso. Y, a largo plazo, esto acaba beneficiándoles más que cualquier ventaja obtenida por haber recurrido a cambios y evasiones de dudosa integridad moral.

Aquel que sacrifica su reputación por mantener un bienestar presente, lo compra a un precio demasiado alto. El hombre de negocios que, cuando quiebra pierde su reputación de persona veraz e íntegra, recibirá muy poca simpatía del mundo y tendrá muy pocas posibilidades de levantar de nuevo sus negocios. Pero aquel que ha caído en desgracia y aun así se mantiene íntegro y sin tacha, puede a menudo volver a los negocios con buenas expectativas, recibiendo, en sus intentos de ganarse la vida, el ánimo y la ayuda de personas adineradas y bien situadas. A menudo estos hombres llegan a tener tanto éxito que pueden compensar a quienes les brindaron su ayuda en el tiempo de su ruina.
Tengan cuidado de que la ambición no les domine en sus empresas comerciales. El orgullo de crear una gran empresa y de tener un lugar destacado en el sector comercial seduce a muchos hombres de negocios jóvenes; por otra parte, la codicia les tienta todavía más a involucrarse en peligrosas especulaciones y a trabajar con un volumen de negocio que va más allá del capital de que disponen. Las bancarrotas llegan, por ello, a ser algo tan común que dejan de generar sorpresa. Familias que han recibido una elevada educación y han vivido mucho tiempo en el lujo y las comodidades de la vida, quedan reducidas a la pobreza.

En nuestras grandes ciudades comerciales pueden encontrarse muchas familias de este tipo, que son en verdad más dignas de ayuda que el mendigo común que demanda nuestra limosna de forma abierta y ostentosa. Las verdaderas privaciones y sufrimientos de tales familias no se conocen plenamente, ya que para evitar el desprecio y la conmiseración de la gente, tales personas corren un velo de decencia sobre su indigencia, y prefieren sufrir secretamente en sus carencias que buscar alivio divulgando públicamente sus necesidades. Los filántropos cristianos, no obstante, buscarán a este tipo de víctimas y pensarán en formas de aliviar sus necesidades acordes con la delicadeza de sus sentimientos.

Aunque los anteriores comentarios son particularmente apropiados para aquellos que se dedican a los negocios, son también aplicables a todas las personas. Es cierto que la integridad es el alma del comerciante, pero es también una excelente cualidad que cada ser humano debe poseer. Todos somos susceptibles de llegar a un estado de indigencia tras una larga serie de adversos acontecimientos. Mi recomendación es, pues, que se inicien y trabajen en los negocios con toda prudencia; y cuando deban hacer frente a situaciones desafortunadas, que se conduzcan de tal modo que preserven su integridad y reputación, no recurriendo a medios de dudosa moralidad, sino actuando siempre en conformidad con las más estrictas reglas de la justicia y el honor.

 

Fuente:
A. Alexander, Consejos de los ancianos a los jóvenes, ed. Guillermo Powell, trans. Pedro L. Gómez (Bellingham, WA: Editorial Tesoro Bíblico, 2016).

REFLEXIONES SOBRE LA AMISTAD

 

“En la medida que amamos así servimos. Ningún hombre es inútil si es un amigo”.
—Robert Louis Stevenson

I. DEFINICIONES

A. ¿Qué es un amigo?

• Un amigo es una persona unida a otra por medio del afecto, apoyo leal y una relación social.2
• La palabra amigo proviene de la antigua palabra inglesa antiguo freond, que significa “amigo, amante, pariente” y freogan, que significa “amar”.3
• La palabra griega que se traduce amigo es filos, término que denota cariño.4

—Filadelfia significa “amor fraternal”
—Filantropía significa “amor por el ser humano, benevolencia”

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.
(Juan 15:13)

amigos
B. ¿Qué es un compañero?

• Un compañero es aquel que se relaciona con otro y participa con él en algunas actividades
• La palabra griega que significa compañero es hetairos
• Un compañero se relaciona con otro por medio de:  —Tener intereses comunes; “compañeros de ladrones”

“Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno”. (Isaías 1:23)

—Tener una experiencia en común; “copartícipe en la tribulación”
“Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo”. (Apocalipsis 1:9)

—Tener un líder en común; “Judas, un discípulo”
“Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes?” (Mateo 26:50)
(En este caso, hetairos se tradujo “amigo” pero significa “compañero”)

• Compañero es un término que denota asociación, y no necesariamente amistad.

“Mis amigos y mis compañeros se mantienen lejos de mi plaga, y mis cercanos se han alejado” (Salmos 38:11)

C. ¿Qué es la amistad?

• La amistad es una relacion recíproca de agrado y amor entre dos personas.
• La amistad es una emoción mutua basada en la unidad, en el amor fileo. La palabra griega fileo significa “gozo de estar juntos, tierno afecto”7
• Una amistad madura tambien incluye el amor agape La palabra griega agape significa “el compromiso de procurar lo mejor para la otra persona” (aun cuando ésta tenga caracteristicas que no le agraden).

“El ungüento y el perfume alegran el corazón, y el cordial consejo del amigo, al hombre”
(Proverbios 27:9)

amigos 2
II. CARACTERÍSTICAS

A. Niveles de la amistad

Casual

• Contacto esporádico
• Intereses y actividades en común
• Conocimiento de algunos logros, habilidades y cualidades de otro
• Preocupación por problemas personales
• Emociones no expresadas
• No hay entrega de cuentas uno a otro

“La paz sea contigo. Los amigos te saludan. Saluda tú a los amigos, a cada uno en particular”. (3 Juan 14)

Cercana

• Contacto regular
• Se comparten algunas actividades e intereses
•. Se muestra sensibilidad hacia los gustos, disgustos, fortalezas y debilidades del otro
• Consuelo personal durante pruebas y tribulaciones
• Disposición a hacerse vulnerable ante el otro
• Hay una entrega de cuentas del uno al otro, con sus límites

“¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?”
(Amós 3:3)

Íntima

• Es el compromiso de pasar tiempo de calidad con el otro
• Se comparten valores y metas en la vida
• Libertad para corregir defectos del carácter
• Se involucran personalmente para defender la reputación del otro
• Se arriesgan a ser totalmente transparentes
• Compromiso mutuo y amor sacrificial

“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”.
(Juan 15:13)

amigos 3

III. CAUSAS DEL FRACASO EN LAS AMISTADES

A. Egoísmo

• Auto-complacencia
(tener una baja auto-estima)
• Estar centrado en sí mismo
(absorto en sus propias necesidades y deseos)1
• Inseguridad
(tímido, evita la atención de los demás)
• Auto-engaño
(no honesto en cuanto a hechos y sentimientos)
• A la defensiva
(siempre justifica sus acciones)
• Auto-conmiseración
(enfocado en su dolor personal)
• Arrogante
(perfeccionista)
• Se auto justifica
(juzga a todos)
• Le gusta que le sirvan
(controlador y manipulador)
• Auto-suficiente
(no invierte tiempo de calidad para cultivar sus amistades)

B. La raíz del problema

CREENCIAS FALSAS:

“Ojalá tuviera un amigo que me diera la sensación de pertenencia y me hiciera sentir importante”.
“Necesito un amigo que me dé su amor incondicional sin que trate de cambiarme”

CREENCIAS CORRECTAS:

Dios es el único amigo cuyo amor siempre es incondicional.
Él me ama, por tanto, quiere cambiarme… algunas veces a través de mis amigos.

En lugar de centrarme en conseguir amistades, me concentraré en ser un buen amigo.

Mi gozo y significado en la vida se encuentran en servir y ser amigo de los demás siendo motivado por el amor del Señor.

C. Cómo avivar la llama de la amistad

Sí… Reconozca que necesita amigos.
Sí… Busque a los que necesitan de una amistad.
Sí… Pida a Dios que le dé un amigo fiel.
Sí… Sea amable y sonría a los demás.
Sí… Refiérase a los demás por su nombre. (Jesús lo conoce a usted por el suyo)
Sí… Escuche a los demás con atención.
Sí… Dé palabras genuinas de ánimo y felicitación.
Sí… Haga preguntas abiertas.

Fuente:
June Hunt, 100 Claves Bíblicas para Consejería, vol. 12 (Dallas, TX: Esperanza para el corazón, 1990–2011), 1–5.

NO HAY NADA “PRIVADO” EN LA RED

La mayoría de los navegadores más populares la ofrece. Además de ocultar evidencia que no te convenga compartir por cualquier razón de los sitios que has visitado, es una forma de evitar que evitar que recolecten información sobre ti para cualquiera de sus fines.

“Puede haber ocasiones en las que no desees que haya gente que tenga acceso a tu equipo y vea esta información”, dice Firefox.

“Puedes navegar por internet en modo incógnito”, explica Chrome.

Pero en estos dos casos, como en el de otros buscadores populares, la “letra pequeña” advierte que aunque lo uses, no pasarás inadvertido: de todas maneras quedará registro de lo que hiciste.

La letra pequeña del incógnito de Firefox
Image captionOtras personas pueden rastrear las páginas que visitas, aclara Firefox.
La letra pequeña de Chrome
Image captionEl modo incógnito no impide que otros vean tu navegación, señala Chrome.

Así que, ¿cuánta privacidad puede ofrecerte navegar de incógnito?

No mucha

Así de simple.

Pero hablemos primero sobre qué tipo de información recogen los navegadores y otras partes involucradas cuando usamos internet.

“Siempre que hacemos una búsqueda a través de un navegador de internet estamos enviando datos a unos servidores (Google, Microsoft, Apple, etc,)”, le dice a BBC Mundo Ricardo Vega, bloguero español que creó la página ricveal.com.

“Junto con nuestros datos de búsqueda, viaja otro tipo de información como localización, navegador, idioma o dispositivo”, explica.

Todos estos datos son valiosos para los grandes de la informática. Permiten, como dicen ellos, “conocer al usuario”.

“Les permite segmentarnos y ofrecernos publicidad muy personalizada a nuestro perfil lo que se convierte en el núcleo de negocio detrás de Google o Bing”, señala Vega.

“Además, esta información también puede ser de utilidad en estudios de mercado, tendencias de búsqueda y otra clase de indicadores estadísticos que estas compañías pueden explotar a través de tecnologías como el Big Data“.

¿En qué ayuda la navegación de incógnito?

En poco.

“Te permite navegar por internet sin guardar ningún tipo de información sobre las páginas web que visitas”, explica Firefox. El navegador no guarda “un registro de los sitios web que visitas”, precisa Chrome.

Una persona como gritando

Esto es útil para evitar que otros servicios, como Facebook o el propio Google, sigan tus movimientos a través de internet.

Algunos expertos en seguridad consideran que es una buena idea encender el modo privado cuando se están haciendo transacciones bancarias, por ejemplo.

Pero a lo que se reduce es a que “simplemente no se guarden los datos en tu ordenador”, según le explica a BBC Mundo el equipo de seguridad de S2 Grupo, una empresa especializada seguridad informática.

“Es cierto que no mandas las cookies de las sesiones anteriores. Pero te pueden seguir rastreando por otros parámetros”, añade la compañía.

¿Qué o quiénes?

En palabras de Chrome:

  • Tu proveedor de internet
  • Tu empleador (si estás usando una computadora en el trabajo
  • Los sitios que visitas

Y aunque no hace tanto salieron de esta lista de Chrome, en la que solían figurar, también están las organizaciones de vigilancia o “agentes secretos” y los programas de malware, que bien podrían estar chequeando cada paso que das en la red.

¿Cómo puedo preservar mi privacidad?

Es la pregunta del millón.

Una persona mirando por unos binocularesDerechos de autor de la imagenTHINKSTOCK
Image captionComo han demostrado casos recientes, los organismos de seguridad siempre terminan encontrando una forma de investigar lo que las personas hacen en internet.

“No está para nada asegurada y requiere bastante trabajo por parte del usuario”, explica Ricardo Vega.

“Casos como Julian Assange o Edward Snowden demuestran como tomando extraordinarias precauciones podemos proteger nuestra identidad”.

Buscadores que prometen una navegación privada, como DuckDuckGo, intentan resolver el problema a través de encriptación y con promesas de no recoger ninguna clase de datos. Pero de acuerdo con los expertos, no son infalibles.

“Respecto a buscar en privado de forma absoluta, creemos que sólo se podrían utilizando varias herramientas y métodos a la vez que técnicamente no están al alcance del conocimiento de cualquier usuario”, opina S2 Grupo.

Una de ellas es “el cifrado de comunicaciones punto a punto o el uso de VPN (Virtual Private Networks)”, apunta Vega.

“Al final, creo que la privacidad, al igual que en el mundo físico, es una cuestión de confianza entre todos los actores que participan en el proceso de envío y recepción de la información”, opina el bloguero.

¿Y hay confianza?

Fuente:

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/05/160525_tecnologia_modo_privado_busqueda_no_es_incognito_yv

 

 

AUMENTA LA MUSCULATURA EN TU PROPIA CASA (pasos sencillos)

Quieres fortalecer tus músculos pero te da pereza ir al gimnasio y organizar una rutina con un entrenador.

O sencillamente no tienes tiempo. Después de un largo día de trabajo, lo que quieres es llegar a tu casa.

Si te identificas con alguno de estos grupos, no hay ningún problema, también puedes trabajar tus músculos y obtener buenos resultados.

BBC Mundo te ofrece rutinas fáciles y rápidas que puedes poner en práctica.

Aparte de la voluntad, solo necesitas una puerta y una cinta elástica de resistencia.

EJERCICIO 1

Mujer haciendo ejercicios

Sentadillas

  • Pon un pie sobre la cinta y sujétala con las manos por ambos extremos
  • Separa las piernas usando el ancho de la cadera como referencia
  • Empieza a realizar las sentadillas, baja hasta que las rodillas estén al nivel de la punta de los pies
  • Tus manos, sosteniendo los extremos de la cinta, deben mantenerse a la altura de los hombros
  • Mantén la espalda derecha y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 2

Mujer haciendo ejercicios

Press de pecho estando parado

  • Necesitas una puerta para “anclar” la cinta de resistencia al nivel de tus rodillas.
  • Una vez que lo hayas hecho, párate dándole la espalda a la puerta, aproximadamente a 1 metro de distancia
  • Sujeta los extremos de la cinta y levanta los brazos en un ángulo aproximado de 45°, con las palmas de la mano apuntando al piso
  • Lleva los brazos hacia adelante, debes sentir la resistencia de la cinta
  • Mantén la espalda y la cabeza derecha

EJERCICIO 3

Mujer haciendo ejerciciosDerechos de autor de la imagenBBC SPORT

Sentadilla partida

  • Coloca un pie hacia adelante y pisa la cinta
  • Sujeta los extremos de la cinta y lleva las manos a la altura de los hombros
  • Flexiona las rodillas hasta que la posterior esté muy cerca del piso
  • Levántate y vuelve a repetir el movimiento
  • Mantén los codos hacia atrás y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 4

Mujer haciendo ejercicios

Combinación de remos y sentadillas

  • Para esta rutina también necesitas una puerta que te permita “anclar” la cinta de resistencia al nivel de tus rodillas
  • Párate de frente a la puerta, aproximadamente a 1 metro de distancia
  • Sostén los extremos de la cinta y estira los brazos
  • Llévalos hacia atrás sin soltar la cinta
  • Recuerda mantener el cuello erguido y el pecho hacia arriba

EJERCICIO 5

Mujer haciendo ejercicios

Press de hombros

  • Coloca un pie hacia adelante y pisa la cinta
  • Sujeta los extremos de la cinta y levanta los brazos formando un ángulo de 45°, las manos deben quedar a la altura de la cabeza
  • Las palmas apuntando al frente
  • Estira los brazos de manera que las manos se junten sobre la cabeza
  • Bájalas hasta que vuelvas a formar un ángulo de 45°
  • Repite la rutina

EJERCICIO 6

Mujer haciendo ejercicios

Sentadilla lateral

  • Pisa la cinta de resistencia con un pie
  • Mueve el otro pie hacia un lado de manera que queden en paralelo
  • Haz la sentadilla y asegúrate de bajar hasta que las rodillas queden al nivel de la punta de los pies
  • Los extremos de la cinta deben mantenerse fijos en las manos a la altura de los hombros

EJERCICIO 7

Mujer haciendo ejercicios

Tirones de agarre lateral amplio

  • Nuevamente, necesitas usar una puerta como soporte. La diferencia en este caso es que la cinta debe colocarse en la parte superior de la misma.
  • Párate de frente a la puerta, a una distancia aproximada de 1 metro
  • Echa un pie hacia atrás y apoya la rodilla en el piso
  • Inclina el torso ligeramente hacia adelante, sujeta los extremos de la cinta de resistencia y levanta los brazos
  • A continuación, llévalos hacia atrás, mantén las manos alejadas del pecho, trata de mantener un ángulo de 45°
  • Vuelve a levantar los brazos y a llevarlos hacia atrás
  • Repite los movimientos

EJERCICIO 8

Mujer haciendo ejercicios

Extensión lateral de brazos sobre las rodillas

  • Mantén la cinta en la misma posición que usaste para la secuencia anterior
  • Ubícate a 1 metro de distancia viendo la puerta
  • Apoya las dos rodillas en el piso y mantén la espalda recta
  • Agarra los extremos de la cinta, estira los brazos y, estirados, acércalos al cuerpo. Las manos deben quedar a la altura de la cadera
  • Mantén los hombros abajo
  • Lleva los brazos hacia adelante, pero hasta la barbilla, no más arriba
  • Vuelve a hacer la secuencia

Considera que:

El número de repeticiones necesarias dependen de la edad, el entrenamiento físico que tenga quien lo realiza y el objetivo que se quiera conseguir.

En términos muy generales, de acuerdo a varios entrenadores, se debe empezar con un breve período de calentamiento.

Posteriormente se realiza una rutina de aproximadamente 8 repeticiones en un set. De forma progresiva, se va aumentando.

De cualquier forma, es recomendable consultar a un especialista antes de realizar las rutinas descritas con anterioridad, particularmente si se tiene algún problema de salud o no se ha realizado ningún tipo de ejercicios durante mucho tiempo.

Fuente: http://www.bbc.co.uk/programmes/p04s9sp7

Mira el video en: 

http://www.bbc.co.uk/programmes/p04s9sp7

 

CUANDO LAS EMPRESAS TE ENGAÑAN POR INTERNET (4 trucos sucios)

Si alguna vez te suscribiste a un boletín informativo del que luego no pudiste darte de baja, probablemente hayas sido víctima de uno de los trucos que usan algunas compañías en la web para “atrapar” a los usuarios y obligarlos a hacer cosas que no desean.

Si no que se lo cuenten a los usuarios de Microsoft, que recientemente obligaron al gigante informático a revisar su política tras mostrar su indignación por un “truco sucio”.

00ab3c383289697dc14e926cd010b6acEn este caso un detalle en la configuración del ordenador llevaba a que la última actualización del sistema operativo Windows, la versión 10, se instalase automáticamente sin que uno lo solicitara.

Como éste, hay muchos trucos que usan las compañías para “atrapar” a los usuarios y obtener algún rédito económico.

Generalmente, dicen los expertos, son trampas que se realizan al diseñar la interfaz de la web, que incluye contenidos como menús, ventanas, gráficos y otros elementos que en teoría deberían ayudar al usuario a interactuar mejor con la computadora, pero que muchas veces son cuidadosamente creados para forzarlo a hacer cosas involuntarias.

1. La suscripción de la que no te puedes dar de baja

Este truco será familiar para cualquiera que se haya suscrito felizmente a un boletín informativo (newsletter) o a un servicio y luego haya encontrado que es extremadamente difícil darse de baja.

Generalmente, la interfaz de la web es diseñado de manera que se le hace facilísimo al usuario que se meta en una situación pero extremadamente difícil salirse de ella.

¿Quién no ha hecho clic en ese maravilloso enlace llamado “cancelar suscripción” para descubrir que sigue recibiendo el boletín que no le interesa?

Y eso en los casos que encuentre el enlace, ya que muchas veces está escondido bajo la letra pequeña y los anuncios publicitarios. Para muchos, acaba siendo más fácil borrar cada mensaje indeseado que llega.

Algunas compañías han tomado medidas al respecto. Por ejemplo, en Outlook el enlace de “cancelar suscripción” aparece al final de la ventana de mensaje y en Gmail este vínculo se encuentra arriba de todo en el email.

Una modalidad de este “truco sucio” es el usado por aquellas compañías que te ofrecen una suscripción gratuita que se renueva automáticamente y de forma sigilosa.

A veces, para borrarse de la suscripción los usuarios tienen que mandar un email y completar un formulario explicando las razones por las que quieren dejar de estar suscritos.

Muchas empresas tienen un número de ayuda o un correo de contacto donde el usuario puede solicitar borrarse de una suscripción.

un-ladron-con-antifaz-y-guantes-negros-saliendo-de-una-pantalla-de-ordenador-a-punto-de-coger-una-billetera-con-dinero

2. El ‘Zucking’

El nombre tiene su origen en el nombre del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg.

Se refiere a la práctica de “crear deliberadamente una confusa jerga e interfaces de usuario que engañan a los usuarios para que compartan más información acerca de sí mismos de lo que realmente quieren”, asegura Tim Jones, de la Electronic Frontier Foundation, una ONG estadounidense que defiende los derechos de los individuos en internet.

“Hacer que compartas tus datos personales en una página web resulta muchísimo más fácil que protegerlos”.

Afortunadamente, al menos en el caso de Facebook, esta empresa ha recibido elogios por haber mejorado su política de privacidad y corregir esta práctica.

3. Preguntas capciosas

Este truco consiste en presentar opciones confusas al usuario, cuando se le pide que marque casillas para comprar productos u opte por recibir o no material de marketing.

Las compañías presentan alternativas deliberadamente inconsistentes para que la gente cometa errores, advierten los expertos.

Por ejemplo, cuando compras un billetes algunas aerolíneas de bajo costo dan varias opciones ordenadas de manera engañosa para confundir al usuario para que contrate un servicio sin darse cuenta (por ejemplo, un seguro de salud).

Afortunadamente, como los costos son agregados a la cesa de compra, el usuario los puede eliminar antes de pagar.

computadora-619x3484. ¿A o B?

Muchas empresas tecnológicas llevan a cabo lo que se conoce como pruebas A o B, en las que ensayan diferentes diseños en un sitio web en vivo, al mismo tiempo, para ver qué genera mejores resultados.

Esto también puede ser motivo de confusión para el usuario.

Fue confirmado recientemente por Google, que experimento simultáneamente con los enlaces de sus páginas de resultados en negro y azul para ver si se aumentaba el número de clics (finalmente se quedó con el azul).

Durante su época como ejecutiva de Google, Marissa Meyer realizó ensayos con 41 tonalidades de azul para ver cuáles eran más atractivas para los usuarios.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-36494202

 

REFLEXIÓN

Para muchos, las investigaciones científicas se han vuelto una maldición. Al permitir todo género de descubrimientos en las ciencias y en las artes, Dios ha derramado sobre el mundo raudales de luz; pero aun los espíritus más poderosos, si no son guiados en sus investigaciones por la Palabra de Dios, se extravían en sus esfuerzos por encontrar las relaciones existentes entre la ciencia y la revelación.—

Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 576